Lavagna dio a conocer la Carta de Intención firmada con el Fondo

Confirmó que la refinanciación con el organismo es a tres y cinco años. Dijo que "no hay metas sobre suba de tarifas" ni aumentos impositivos.

Ver infograma

El ministro Lavagna aseguró que en el acuerdo se prevé duplicar el gasto social y que no se ha considerado un aumento de impuestos
El ministro de Economía, Roberto Lavagna, dio a conocer ayer la Carta de Intención firmada con el FMI y ratificó que la refinanciación de 2.990 millones de dólares que hizo organismo, sobre un total de 6.802 millones, será a tres y cinco años, y señaló que el acuerdo no prevé cambios impositivos más allá de los aprobados en el Presupuesto, ni pautas cuantitativas de aumentos tarifarios.

"Con este acuerdo, los vencimientos por 3.812 millones que había de enero a agosto pasaron para el año próximo, y otros 2.990 millones se reprograman a pagos de entre tres y cinco años", destacó Lavagna en una extensa conferencia de prensa que ofreció en el Palacio de Hacienda para explicar los contenidos generales de la Carta de Intención.

El ministro salió así al cruce de publicaciones que, ante la falta de información oficial del lado argentino y atendiendo a los comunicados emitidos por el Fondo, hablaron de una refinanciación de los 6.802 millones de dólares a sólo un año.

A partir de este acuerdo, con el Banco Mundial (BM) se logra un financiamiento de 1.100 millones de dólares que se comienza a pagar en el 2007 y vencen en el 2016, y con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se refinancian otros 2.500 millones que se pagan entre el 2007 y el 2010.

Lavagna reiteró que "no hubo un consenso político para lograr un acuerdo a más largo plazo. La izquierda no quería negociar y los más conservadores no querían apoyar una negociación de parte de este Gobierno". Sin embargo, destacó que su mayor anhelo, "además de dejar una economía estable, es dejarle el camino despejado" a la administración que asuma el 25 de mayo.

Detalles de la Carta de Intención

El ministro explicó en detalle los principales puntos del convenio con el Fondo. Señaló que el acuerdo se centra en cuestiones monetarias y fiscales aunque se tocan temas que el gobierno presente o el próximo deberían considerar.

Sostuvo que el pacto prevé que el Gobierno que asuma en mayo "se encontrará con el mismo nivel de reservas con que se logró este acuerdo, alrededor de 10.300 millones de dólares", destacó el ministro.

En términos generales anunció que no habrá aumento de impuestos el año próximo, ratificó que no se rescatarán cuasimonedas aunque sí se comprometieron a no incrementar la emisión de esos instrumentos y destacó que se duplicarán los fondos destinados al gasto social del 0,6 al 1, 2%.

El ministro detalló que se prevé un déficit del 2, 1% del PBI para la Nación y del 0, 4% para las provincias, lo que implica que no habrá aumento de impuestos.

Además aseveró que las reformas impositivas acordadas con el Fondo "son las que están comprometidas en la ley de Presupuesto".

Lavagna explicó que el valor del dólar con que se labró este acuerdo está "en el orden de 3,35 pesos" por unidad, y que si bien la carta de intención habla de un valor de 3,85 pesos "se hará su modificación (formal) en la primera revisión" que realicen los técnicos del Fondo prevista a mediados de marzo.

Destacó que el acuerdo no impide al Banco Central seguir operando en el mercado cambiario y que tampoco, como se informó en algunos medios, se exige una absorción de unos 3.000 millones de pesos de la base monetaria.

También aseguró que el acuerdo tampoco incluye obligaciones de carácter estructural en materia de la banca pública aunque sí se acordó hacerla más eficiente.

Por otra parte señaló que entre los compromisos sellados se prevé que no habrá "inmunidad" para los funcionarios del Banco Central.

Con el Fondo no se logró dinero fresco para rescatar las cuasimonedas "pero hubo un compromiso de que no habrá más emisiones".

Lavagna destacó que "no hubo compromisos cuantitativos" que fijen un nivel de aumento de las tarifas de los servicios públicos

respondiendo a medios informativos que señalaron que la segunda del FMI habría exigido un ajuste del orden del 50% a Duhalde, quien- luego del encuentro- habló de una posible suba del 10%.

Al margen del cortocircuito generado en el mismo gobierno -ya que efectivamente el presidente habló de esas cifras- el ministro dejó en claro que el asunto es espinoso, que será tratado con la misión del FMI en breve y que- en vista a los amparos interpuestos para impedir al Ejecutivo que incremente las tarifas- seguramente será "pateado" para que lo decida el gobierno próximo.

(DyN, Télam)

Duhalde pidió detalles

Los cortocircuitos lo pusieron nervioso. Así es que el presidente Eduardo Duhalde decidió pedir a Lavagna que de la cara. Luego de su regreso del Foro Económico Mundial de Davos, en Suiza, instruyó al ministro Lavagna, para que informe a la prensa detalles de la carta de intención firmada con el FMI.

Tras reasumir el mando presidencial en un despacho de la estación aérea con la presencia del escribano general de Gobierno, Natalio Etchegaray, Duhalde se trasladó hasta la Casa Rosada. Allí mantuvo una prolongada reunión con el jefe de Gabinete, los ministros del Interior y de Economía; el secretario General de la Presidencia y el vocero presidencial.

La idea, tener un único discurso.

No dejar dudas ante las versiones cruzadas que tuvieron funcionarios y la prensa durante todo el fin de semana.

Además, y para que no queden dudas, el Presidente dispuso que en la página de Internet del Ministerio de Economía se publique el contenido de la carta una vez que se haya finalizado el chequeo de la traducción.

(Télam)

Ver infograma


Comentarios


Lavagna dio a conocer la Carta de Intención firmada con el Fondo