Lavagna viaja a EE. UU. en medio de presiones por un mayor superávit



El equipo económico, encabezado por el ministro Roberto Lavagna, viajará hoy a los Estados Unidos donde mantendrá una serie de contactos con autoridades del Fondo Monetario Internacional (FMI) y funcionarios de países miembros del Grupo de los 7, quienes mantienen el reclamo de que Argentina mejore su propuesta de reestructuración de deuda.

Lavagna se embarcará por la noche hacia Washington junto al secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, y los subsecretarios de Financiamiento, Sebastián Pallá, y de Coordinación Política, Leonardo Madcur, para participar hasta el domingo de la Asamblea Anual del FMI y del Banco Mundial (BM).

El Ministerio de Economía intentó bajar las expectativas sobre el viaje y a través de su vocero indicó que el jefe de la cartera permanecerá en EE. UU. “viernes, sábado y domingo y no tendrá reuniones bilaterales relacionadas con la deuda”. El portavoz agregó que Lavagna sólo asistirá a las reuniones relativas a la asamblea conjunta del FMI y el BM, en donde “no figura en agenda (tratar) la situación de la Argentina”.

La visita de Lavagna a los Estados Unidos se realiza en un momento de extrema tensión dado que el FMI, presionado por los países miembros del Grupo de los 7, insiste en reclamarle a la Argentina que eleve el superávit primario a 4 por ciento para mejorar la oferta a los acreedores.

El ministro viaja manteniendo una rígida posición, ya que en las últimas horas ratificó que no habrá cambios en el presupuesto para 2005 donde se fijó un ahorro fiscal de 3 por ciento para la administración nacional. No obstante, según distintas especulaciones se cree que Lavagna aprovechará los contactos para ampliar la información sobre cómo la Argentina distribuirá los recursos que destinará a atender los servicios de la deuda, y en esa explicación estarían incluidos los incentivos que harían más digerible la propuesta.

El lanzamiento de la oferta está supeditado a la aprobación por parte de la Securities Exchange Commission (SEC) de los Estados Unidos y la habilitación está sufriendo una demora mayor a la prevista. El trámite fue iniciado en junio bajo la esperanza de que en un plazo no mayor a los 60 días estuviera cerrado. En Economía intentan justificar la demora en que “es la reestructuración de deuda más grande la historia” y por tanto entienden como razonable el tiempo que se está tomando la SEC para dar el visto bueno.

Nota asociada: Para el FMI, la falta de reformas de fondo frenará el crecimiento  

Nota asociada: Para el FMI, la falta de reformas de fondo frenará el crecimiento  


Comentarios


Lavagna viaja a EE. UU. en medio de presiones por un mayor superávit