Lavagna y Scioli no tendrían lugar en la "mesa chica" del nuevo PJ

Kirchner quiere al lado dirigentes "de confianza", dicen. La mesa ampliada será reducida de 140 a 50 cargos.

#

El kirchnerismo cree que -mal asesorado- el gobernador de Buenos Aires equivocó la estrategia y apuró su lanzamiento.

BUENOS AIRES (DyN).- En el entorno de Néstor Kirchner aseguraron que finalmente Roberto Lavagna y Daniel Scioli no tendrían un lugar en la "mesa chica" del remozado PJ.

"Quienes ocupen esos lugares serán hombres de confianza del presidente (así lo siguen llamando al santacruceño) o dirigentes representativos del peronismo a nivel nacional", sostuvo uno de los hombres que concurre asiduamente a las oficinas del ex mandatario en Puerto Madero.

Pese a mostrar públicamente su alineación detrás del liderazgo de Kirchner, Lavagna y Scioli sólo recibirían como premio un cargo en la "mesa ampliada" del Consejo nacional.

Ese organismo será "reducido de 140 actuales a 50 miembros" y en él tendrán representación las provincias, el sindicalismo, la rama femenina y la juventud.

"La idea es que la mesa ampliada funcione una vez por mes", dijo a DyN un dirigente que trabaja día a día con Kirchner en el rearmado del PJ y la convocatoria al Congreso nacional para el 7 de marzo, como primer paso para la normalización y la posterior proclamación de Kirchner como su presidente.

Desde un sector alentaron las acciones del gobernador de Salta -cercano a la presidenta Cristina Fernández- Juan Manuel Urtubey, para la vicepresidencia primera del partido, aunque el viernes sumaron al vicegobernador bonaerense, Alberto Balestrini para ese cargo. Por lo pronto, todos coinciden en que la danza de nombres es parte del estilo de construcción política del ex presidente.

"Kirchner no confirmará a los propios interesados su decisión, hasta después del Congreso nacional", dijo un operador cercano al ex presidente.

Kirchner no deja nada librado al azar. Antes de tomar la decisión final, lanza globos, pruebas y contrapruebas y decide, después de analizar las causas y efectos de cada una de sus jugadas.

Tras mover el tablero político nacional con el sorpresivo acuerdo con Lavagna y obligar a la UCR a lanzar su propio debate interno, Kirchner espera ahora el avance de los "radicales k" para transformar la UCR en su principal socio futuro, en lo que comparan con la "Concertación chilena".

Así, mientras sigue sumando aliados en el PJ, avanza paralelamente en el aislamiento de sus opositores internos y cree que, como consecuencia, no se presentarán como rivales.

Un grupo de diputados nacionales ultrakirchneristas son los encargados de "sondear" al hasta ahora único opositor dispuesto a participar de la elección interna: Francisco De Narváez, a quien quieren acercar a la lista de unidad.

La interna, de realizarse, podría ser tanto el 18 de mayo

como el 1º de junio.

También descartan que los hermanos Rodríguez Saá y el menemismo presenten candidato propio: "van a hacer ruido hasta el final y antes de la elección interna van a retirarse denunciando fraude", especuló otro operador cercano a Kirchner.

"Estamos viendo los actores en la cancha. Es innecesario presentarse en las elecciones internas del PJ porque es inevitable que Kirchner sea presidente del PJ", admitieron en el círculo cercano al ex presidente Carlos Menem, que prefirieron "dejar pasar la interna" porque "ellos están buscando que alguien se ponga al frente para ganarle".

"Sería una masacre", se contentan desde el kirchnerismo que en ese contexto, ya toman la negociación con el lavagnismo -que hace pocos días fue presentada como central- casi como una vía muerta. En efecto, desde el lavagnismo confirmaron que todavía no se produjo ninguna reunión para negociar los cargos que recaerán en esa "minoría".

Un ultrakirchnerista admitió que con Lavagna ya se cumplió parte del acuerdo: respetar representatividad del sector en el Congreso del PJ y darle un cargo menor ("una secretaría", ironizó una fuente) en la "mesa ampliada" del Consejo nacional. En el mismo sector dicen que "habrá tantas vicepresidencias" en el Consejo "como sean necesarias" para incluir a dirigentes de mayor peso en la estructura del PJ de cada provincia, como gobernadores y ex mandatarios históricos del peronismo.


Comentarios


Lavagna y Scioli no tendrían lugar en la «mesa chica» del nuevo PJ