Le llegó una infracción de un auto que le robaron





Patricio Rodríguez

SAN MARTÍN DE LOS ANDES (ASM)- Un vecino de esta ciudad fue sometido a un “doble calvario” como consecuencia de la laxitud de controles y falta de coordinación entre jurisdicciones, luego de que denunciara el robo de su vehículo en 2005 en la ciudad de Córdoba, para ser sorprendido el viernes con una multa por infracción de tránsito del mismo automóvil en el kilómetro 4 de la Autopista 25 de Mayo. Así, Roberto Bergues debe hacer ahora lo que ya hizo hace siete años y, encima, realizar el descargo por la infracción practicada a su nombre en la ciudad de Buenos Aires. Bergues explicó a este diario que en enero de 2005 realizó un viaje familiar de placer a la ciudad de Córdoba, al volante de un Fiat Duna patente ROY 780. Para su sorpresa, una mañana después del descanso nocturno se encontró con que le habían hurtado el vehículo, en pleno centro de la ciudad capital de la provincia mediterránea. Bergues hizo la denuncia en el departamento Central de la Policía cordobesa, y luego emprendió el regreso en San Martín, donde estaba radicado el vehículo. Una vez en esta ciudad, presentó la correspondiente denuncia de robo en la oficina del Registro de la Propiedad Automotor, con fecha 1 de abril de 2005. Bergues exhibió a este diario los respectivos comprobantes y denuncias, por uno de los cuales pagó 15 pesos a Registro Automotor hace siete años. El viernes y en su domicilio, el vecino recibió una notificación de infracción con citación de pago voluntario y emplazamiento para oponer defensas y excepciones, expedida por la Dirección General de Administración de Infracciones de la ciudad de Buenos Aires. Esa nota está acompañada de una foto por sistema público de videocámara, en la que se observa la culata de un Fíat Duna con la patente coincidente con la del vehículo robado a Bergues, y en este caso infraccionado por exceso de velocidad. La multa es del 12 de febrero y por 120 pesos por pago voluntario. Como se apuntó, el episodio revela a un tiempo la falta de coordinación entre las distintas jurisdicciones, así como la permeabilidad de los controles, ya que el automóvil en cuestión está circulando desde el día del robo con el mismo dominio, lo cual debió haber permitido advertir el pedido de captura a las autoridades capitalinas. “Es un auto robado que circula nada menos que por la ciudad más densamente poblada del país, se imagina la cantidad de controles que debe haber pasado y resulta que ahora yo soy el doblemente damnificado”, dijo Bergues.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Le llegó una infracción de un auto que le robaron