Le prestaron medio millón de pesos y Cóppola frenó el remate de su piso

Es el lujoso departamento en el que se produjo el famoso operativo por el jarrón. La propiedad sigue embargada



BUENOS AIRES (DyN).- El empresario Guillermo Cóppola logró ayer frenar el remate del lujoso piso de su propiedad que en 1996 fue escenario del resonante secuestro de un jarrón con cocaína, pero sobre el inmueble pesan otros dos embargos que podrían determinar su subasta. Con el préstamo de un amigo que aportó 480 mil pesos, Cóppola consiguió cancelar obligaciones como garante del astro Diego Armando Maradona y, así, evitó el remate del departamento que posee en Avenida del Libertador 3.540, 10º “A” de esta capital.

La juez Beatriz Areán de Díaz de Vivar, titular del Juzgado Civil Nº32, suspendió el remate que iba a realizarse hoy.

Los oferentes habían visitado el piso los días 30 y 31 de agosto. La subasta del departamento que en octubre de 1996 fue escenario de uno de los operativos más resonantes de las crónicas judiciales, fue ordenada en el marco de la demanda que promovió contra Cóppola la sociedad anónima Pululo, que había alquilado un inmueble a Maradona con la garantía del piso de su entonces mánager.

Aunque la deuda que originó la demanda quedó cancelada ayer con el aporte de casi medio millón de pesos, sobre el inmueble aún pesan otros dos embargos, dijeron fuentes judiciales.

La vivienda de avenida del Libertador, en la que aún reside Cóppola, fue embargada por un particular y por el Banco COMAFI, que adquirió parte de la cartera del liquidado Banco Mayo. Según las fuentes, el riesgo de subasta del departamento de Cóppola obedece, en todos los casos, a obligaciones contraídas como garante propietario de Maradona en operaciones del ex futbolista que originaron deudas aún no saldadas.

Cóppola dejó de representar a Maradona hace varios años, cuando se quebró la amistad entre ambos por razones de dinero.


Comentarios


Le prestaron medio millón de pesos y Cóppola frenó el remate de su piso