Le robaron sus escritos de toda la vida



NEUQUEN (AN).- El jueves en la madrugada, Evaristo Gatica, un jubilado puntano de 72 años, fue despertado por un vecino en cuya casa había guardado su camioneta Samsung. El vecino le dijo, consternado, que alguien había destrozado la luneta del vehículo y lo había despojado del pasacasete y cuatro cajas de cartón que dormían en la parte trasera.

Gatica no podía creer lo que oía: en las cajas estaban su biblioteca, discos compactos, videos y, lo principal: los manuscritos de su obra y los disquetes donde guardaba parte del material que había pasado en limpio, corregido. Eran las cajas que no había bajado de la camioneta en la reciente mudanza -hace 68 días que se mudó de Merlo, San Luis, a esta capital-.

Dijo que en los poco más de dos meses que vive aquí “ya me robaron tres veces” y confiesa que puede ser por imprudencia porque en Merlo “a nadie se le ocurre poner alarma en un auto”.

A poco de llegar de San Luis fue a un hipermercado de compras. Luego de pagar iba con el carro lleno de mercadería y se detuvo en el cajero automático a retirar dinero, con lo cual descuidó el changuito. Le fue birlado de inmediato.

El segundo episodio fue en la calle. Su vehículo estaba estacionado y le robaron el pasacasete. Le recomendaron que pusiera alarma pero “lo dejé de un día para otro”. Así las cosas, su vecino le sugirió que guardara la camioneta en la entrada para coches de su casa, lindera con la suya. Después de la denuncia policial, Gatica sólo espera que alguien encuentre las cajas con sus escritos y se las devuelva. Vive en Río Quinto 636, de esta capital, y su teléfono es 443-0368, donde espera alguna información sobre sus manuscritos.


Comentarios


Le robaron sus escritos de toda la vida