La muerte de Diego: Mañana edición especial y póster

Le tiró la presión

Dio un paso clave para soñar con la clasificación.




#

copa libertadores

AP

Tenía que ganar y cumplió. Boca se sacó de encima al duro Corinthians con un ajustado 1-0 y le tiró la presión para la revancha de la Copa Libertadores, que será dentro de dos semanas en tierras brasileñas. En la primera mitad, el Xeneize mostró una cara muy diferente a la de los últimos tiempos. Hasta los 20, Erviti se vistió de Riquelme, por momentos se movió libre y complicó. El propio volante tuvo la primera chance clara, con un disparo de media distancia que se fue cerca y, si bien es cierto en la segunda parte de la etapa, el local perdió intensidad, pudo ponerse en ventaja, por la vía aérea. El Burrito Martínez, Burdisso y Blandi ganaron de cabeza y casi llega el 1-0. ¿El Timao? Características muy similares a las que mostró en la copa pasada, cuando le ganó la final a Boca. Un equipo muy sólido atrás, con un doble cinco rendidor y peligroso de contra. Precisamente, en los últimos 10, la visita complicó. Emerson, el verdugo del año pasado, le ganó un par de veces al neuquino Marín y los de Tité también estuvieron cerca. Además, tuvo la presencia intimidante de Paolo Guerrero, que no estuvo fino para definir en la única que tuvo en la etapa, pero principalmente no contó con mucha compañía arriba. Luego de un comienzo con pocas emociones, el Burrito Martínez levantó al público con una gran corrida y a partir de ahí, Boca fue por la ventaja. En uno de esos ataques, la pelota le quedó a Erbes, quien probó al arco desde la puerta del área. La pelota tenía destino de ir a parar muy lejos del arco, pero Blandi es un 9 y los 9 viven del gol. Intuyó que la podía pescar y puso el 1-0. Con el primer objetivo cumplido de romper el cero, Bianchi movió piezas en el medio para evitar la embestida del Timao. El retoque de Ledesma por Erviti le quitó fútbol a Boca, algo que trató de disimular con un retraso de Martínez. Sin embargo, el equipo se retrasó y Corinthians fue al frente. A los 25, Guerrero casi pone el 1-1 con una definición exquisita en la puerta del área. Orion hizo vista, la pelota dio en el palo y Paulinho se lo perdió de manera increíble en el rebote. Desde ahí hasta el cierre, se dieron pocas ocasiones de gol, aunque la Bombonera volvió a explotar con un grito de Ledesma, quien definió en clara posición adelantada. Para colmo al toque vio la roja y Boca debió cerrar el partido con un hombre menos. En el final, sólo se dedicó a aguantar y quedó conforme con el 1-0 que no es un gran resultado, pero sirvió para tirarle la presión a su rival de octavos. Ahora, a pensar en el súper contra River y en dos semanas, será la definición de la llave copera.

Erbes remató al arco, pero Blandi “desvió” al gol y le dio una victoria clave al Xeneize.


Comentarios


Le tiró la presión