Led Zeppelin resucitó la leyenda



#

LONDRES (AP).- Después de semejante actuación, Led Zeppelin realmente debería realizar una gira.

El legendario grupo de rock tuvo una actuación soberbia el lunes, en su primer concierto de larga duración en casi tres décadas.

Mezcló temas clásicos como “Escalera al cielo” y “Perro negro” con el impacto de “Kashmir” y el rock duro de “Dazed and Confused”.

Los tres miembros con vida de la banda, el cantante Robert Plant, el guitarrista Jimmy Page y el bajista y tecladista John Paul Jones, se unieron a Jason Bonham, hijo del desaparecido baterista John Bonham. Y fue precisamente el nuevo integrante de la agrupación quien recibió el honor de dar comienzo al concierto con fines benéficos, cuyas localidades se agotaron.

Bonham puso el ritmo antes de que los otros se unieran en una interpretación sobresaliente de “Buenos tiempos, malos tiempos”.

Después de que las luces se apagaron en el O2 Arena, una pantalla detrás del escenario mostró imágenes documentales de la banda, cuando llegaba a Tampa, Florida, para una actuación en 1973. Luego, Bonham saltó al escenario, antes que sus compañeros.

Tras esa presentación, el grupo interpretó “Ramble On”, y con ello acalló los rumores de que Plant, de 59 años, no puede ya alcanzar las notas agudas que lo volvieron una celebridad del rock. Plant dominó el escenario al interpretar un éxito tras otro, y rara vez dio a sus críticos tela de dónde cortar.

Por su parte, Page mostró que todavía tiene la magia en la guitarra. Además de prodigar sus pasajes improvisados durante toda la noche, destacó cuando la banda interpretó el tema “In My Time of Dying”, con un corte de blues. La mano izquierda de Page corrió ágil por el mástil de su guitarra, e interpretó sin problemas una canción que no es fácil de dominar.

Page y Plant se combinaron después para abrir el tema “Nobody's Fault But Mine”, que empieza con otro solo clásico de Page, ayudado después por Plant, quien imita los sonidos del instrumento.

Sin embargo, la revelación fue Bonham, de 41 años, quien tiene más edad de la que tenía su padre, fallecido a los 32 al ahogarse con su propio vómito en 1980. Su actuación perfecta hizo incluso que sus compañeros lo miraran sorprendidos, al final de “Perro negro”.

En total, la banda interpretó 16 canciones. “Es muy peculiar el imaginar… la posibilidad de crear una noche dinámica cuando se eligen canciones de entre 10 álbumes distintos. Hay ciertas canciones que tienen que estar aquí, y ésta es una de ellas”, dijo Plant, al presentar “Dazed and Confused”.

Aunque este espectáculo se anunció como un reencuentro irrepetible, han surgido rumores de que si todo salía, bien, el grupo emprendería una gira mundial. Plant pareció desestimarlos, al decir que planea realizar una gira con Alison Krauss, pero la actuación del lunes seguramente derivará en más peticiones de los admiradores para ver al grupo.


Comentarios


Led Zeppelin resucitó la leyenda