“Legión”, nuevos mutantes invaden la pantalla

Hoy, a las 22, llega a FX “Legión”, un show con un estilo cinematográfico único. Sus protagonistas Dan Stevens y Rachel Keller cuentan su experiencia.



1
#

“Legión” no es una realización de una historia de cómic existente, sino una adaptación basada en el personaje de David.

2
#

Rachel Keller construyó a Syd desde cero ya que no aparece en los cómics.(Foto: Gentileza )

3
#

Dan Stevens interpreta a un hombre perturbado.(Foto: Gentileza )

Dan Stevens y Rachel Keller, los protagonistas principales de “Legión” la serie que debuta hoy en FX, Ellos cuentan en esta entrevista bastante distendida todos los detalles y qué podemos esperar de este nuevo programa que promete romper con todo.

P- Esta es una serie escrita por un hombre galardonado por haber hecho “Fargo”, lo cual ya es atractivo. Pero ¿qué fue lo que los atrajo del proyecto?

Dan Stevens- Bueno, primero tenés que llegar a bordo, y después podés empezar.

Rachel Keller- Tratás con un grupo de personas que trabajan con tanto cuidado y realizan un trabajo de calidad. Y, obviamente, estás participando y confiada para empezar, pero luego te fijás en la historia y en el universo en el que vamos a entrar, este universo de Marvel tan amado y te encontrás preguntándote: “¿Por qué podríamos contar otra historia aquí, y qué tiene esta historia que la hace diferente y especial?”. Y todas las ideas que Noah estaba planteando sobre el tipo de trabajo que hacemos, de autodescubrimiento que hacemos y cómo eso se traduce en la creación de relaciones y en el amor, me dije: “Sí, estoy interesada en eso. Me gustaría ver un show así. Espero ser la chica que pueda ayudarte a contar esa historia”. Sí, se sentía como pan comido.

P- ¿Se dan cuenta de la gran química que hay entre ustedes dos? Eso no es fácil de encontrar hoy en día. ¿Cómo lo lograron?

DS- Guau. Eso es bueno.

RK- Sí, eso es muy bonito, gracias.

DS- ¿Cómo lo logramos? Creo que eso es una cualidad inclasificable. Quiero decir, nos guste o no, estaríamos trabajando juntos. Noah nos juntó antes de empezar a grabar, ¿no?

RK- Claro.

DS- Y un día nos encontramos en Santa Mónica para hablar y conocernos. Fue muy divertido.

RK- ¡Fue un gran día!

DS- Eso fue como para romper el hielo entre nosotros, y poder encarar esta relación muy extraña que tienen estos personajes y el tipo de cosas que se requerían para establecerla. No hay contacto físico entre ellos, literalmente, así que tiene que haber química si no vas a estar tocándote y besándote con el otro, supongo (risas).

P- ¿Cómo creen que se siente amar a alguien a quien no podés tocar?

RK- Creo que todos podemos sentir algo parecido. Yo sentí alguna vez eso cuando conocí a alguien y pensé: “Bueno, no sé si te quiero, pero te conozco. Algo con vos siento”. Así que creo que eso sucede con ellos, y hacen esa negociación, como un contrato, en el primer episodio cuando él me pregunta si quiero ser su novia. Así que empezás con algo más allá del detalle del tacto, ¿verdad? Y vas más allá de eso. ¿Cómo se ve una amistad así? ¿Cómo se ve enamorarse de una manera única y especial?

DS- Claro, y además el poder del amor te eleva de tu particular conjunto de circunstancias y, si estás atrapado en una institución y alguien como Syd entra en tu vida, te va a dar esperanza. Y en el caso de David, podría ser una falsa esperanza, porque podría ser su cerebro jugándole trucos. Ella podría no existir en absoluto, porque no puede tocarla y quién sabe. Pero él va a ir por ella, y se compromete a esta idea de amarla. Y lo hacen, su relación tiene lugar, literalmente en algunos puntos, en otro reino. Que también es una cosa muy divertida de explorar, el tipo de locura que todos nosotros podemos experimentar cuando nos enamoramos. O si hemos experimentado algo así, el transformador poder del amor como una especie de locura –que, cuando te ubicás en la parte psiquiátrica y bastante loca de David, se convierte en una historia muy divertida–. Y ciertamente no hace que su viaje sea sencillo. Sí, sin dudas es complicado por eso.

P- David, ¿qué fue lo que lo que hizo que volvieras a hacer televisión después de “Downton Abbey” (2010-2012)?

DS- No estaba específicamente buscando una serie de televisión, pero creo que la idea de tomar una historia tan fascinante con alguien como Noah, que es capaz de reunir a un grupo fascinante de personas delante y detrás de cámaras, era demasiado bueno para rechazarlo.

P- Hay cosas físicas en esta serie que probablemente no hacen todos los días como actores, ¿fue difícil hacer todo eso?

RK- Eso no lo fue tanto, porque hubo tantos retos inspiradores que nos dieron. Esos fueron sus desafíos, y a veces era complicado hacerte a la idea. Algunas veces llegabas al set y algo sucedía completamente diferente de la manera que pensabas que iba a suceder, y había que ser abierto y ser flexible.

P- ¿Podés dar algunos ejemplos?

RK- Sí, puedo. Una cosa muy tonta fue que tuvimos que hacer fue tener que tirarnos en el fondo de un lago para luego salir de él. Y el agua estaba helada, y estábamos allí tratando de actuar y hacerlo de la manera que sentís que necesita ser hecho.

DS- Y éramos trasladados allí por la mente de David.

RK- Exacto. Éramos transportados allí y realmente no sabés si estamos ahí por un recuerdo, y la memoria de quién y qué realidad, o si yo era él o si él era él. Así que tenías que ir y rendirte a la experiencia. Hay momentos en que hacés cosas que te hacen sentir incómoda, pero lo que sucede cuando te sentís así es que sos consciente de eso. Y seguís para adelante y, de repente, lo superás y estás abierto a nuevas opciones. Creo que Noah proporciona ese espacio donde hay un poco de frustración, un poco de irritación, un poco de incomodidad para que puedas superar ese punto.

P- ¿Y qué hay de la escena del baile? Es un poco loca, aunque muestran que tienen buenos movimientos.

DS- Gracias. No es el único momento musical en el programa, no creo.

RK- Va a haber más.

DS- Y me encanta que sea el tipo de serie que tiene lugar para momentos como ese. Tiene espacio para interludios locos o una invasión de un estilo o género diferente. Tiene una atmósfera de patio de recreo donde todos los departamentos están en juego. Y, siendo empujados por la narrativa por este tipo de locura, por la de ambición de este cuento loco, todos los departamentos están jugando, y creo que eso hace que todo sea más sencillo

Eso es alimentado por estar rodeada de gente detrás de cámara que también está por hacer algo realmente loco. Casi en cada episodio, había al menos una maniobra de cámara que ninguno de los equipos había intentado antes.

RK- Y, de repente, se ponían como locos cuando les salía o probaban algo nuevo. Porque se convierte en su propio invento que pueden patentar o algo así.

DS- Así que, de esa manera, te está llegando un tipo de locura que después estás tratando de igualar.

P- En la trama están inmersos en la locura, o no, de los personajes. ¿Alguna vez tuvieron momentos en los que “perdieron la cabeza”?

DS- Claro.

RK- Por supuesto. Bueno, también estás filmando como un hospital psiquiátrico del estilo Stanley Kubrick la mayor parte del tiempo. Así que había momentos en los estabas caminando por los pasillos y ahí estaba el director de fotografía, el vestuarista y de repente pensabas: “¿Estoy en una película del making of de ‘Legión’? ¿O estoy en algo como...? ¿Dónde estoy en todo esto?”

DS- Además, muchos de ellos, los internos del hospital, también se compenetraban mucho en sus papeles.

DS- No necesariamente se los mostraba mucho, pero si observás atentamente están todos allí metidos. A veces, entre toma y toma, se mantenían en su personaje. Por ejemplo, había una señora que tenía una ilusión de que ella tenía un bebé que era una muñeca rara muy mugrienta. Ella se pasó todo el día jugando con ella muñeca y era todo muy bizarro.

P- Esta expansión en el universo comiquero, mostrando superhéroes psicológicamente defectuosos como sucedió hace poco con “Escuadrón Suicida” (Suicide Squad, 2016), ¿por qué creen que ocurre? ¿Y por qué esta serie se destaca en ese sentido?

DS- Me parece que apoya mucho del género, en realidad. Muchas historias de superhéroes son sobre personas que llegan a aceptar su propio maquillaje, algo genético o psicológico, o lo que sea. Con este programa, es sólo una versión más extrema, porque su condición es tal que él ha sido diagnosticado como clínicamente loco, para todo intento y propósito. E incluso cuando le dicen que no lo es, él todavía no se siente muy a gusto de inmediato. Sigue habiendo cosas muy extrañas dentro de su cabeza.

Y aunque este show se mantenga solo esta temporada o que sigamos y hagamos más, sé de hecho que hay más problemas con los que David tiene que lidiar que sólo el que abordamos en la primera temporada. Así que el alcance de esta historia es enorme. Pero creo que también es interesante para mirar una historia donde hay algún tipo de guerra ocurriendo, aunque no se especifica cuán grande, pero hay algún tipo de conflicto que está pasando. La idea de la mutación y personas que son diferentes de nosotros mismos y que hay dos actitudes muy distintas con ese tipo de personas. Una en la que abrazamos esa diferencia y pensamos cómo podemos usarla para nuestro provecho; y la otra que es demonizarla y tratar de destruirla por el miedo que le tenemos. Y eso, creo, sustenta muchas de las crónicas de los X-Men. Y es una gran parte de “Legión”.

wYoRPg08c_Q

La producción

Pura ficción

Productores Ejecutivos: Noah Hawley, Lauren Shuler Donner, Bryan Singer, Simon Kinberg, Jeph Loeb, Jim Chory y John Cameron

Emisión: hoy y todos los jueves, a las 22, por el canal FX

Episodios: ocho

Duración: una hora


Comentarios


“Legión”, nuevos mutantes invaden la pantalla