Lenta mejoría en El Bolsón, donde 350 casas fueron dañadas

El gobernador llegó con 50.000 pesos para lo inmediato.Pagarían el viernes los salarios a todos los empleados estatales.



Autos viejos fueron colocados para frenar el avance de las aguas del Quemquemtreu. El gobernador visitó El Bolsón, pero no se bajó de su auto por problemas de salud.
EL BOLSON (AEB)- Luego de tres días sin lluvias y tiempo bueno, la localidad de El Bolsón comienza lentamente a recuperarse del temporal que afectó a más de 350 viviendas y obligó a la evacuación de 2100 personas en los momentos críticos.

Aun no comenzaron las tareas de reconstrucción, pero ya se piensa en la relocalización de los vecinos más castigados por el fenómeno climático. "Entregamos 50.000 pesos en efectivo y vamos a anticipar el pago de haberes a los estatales" anunció el gobernador Verani en su visita a la localidad para, precisamente, tomar conocimiento "in situ" de las consecuencias del temporal y diligenciar las medidas de ayuda más urgentes.

"No quiero volver nunca más a vivir en este lugar" fue la angustiosa afirmación de una vecina del barrio San José que perdió sus pertenencias bajo las aguas del río Quemquemtreu. Ese sentimiento es compartido por gran parte de los evacuados que ayer se inscribieron en un registro municipal para aspirar a algún terreno donde construir su vivienda.

Por los barrios

El gobernador Verani, junto a algunos colaboradores y el intendente Oscar Romera realizaron una rápida inspección de los lugares más afectados por las aguas, principalmente los barrios Costanera Centro y Sur, Irigoyen y Ampliación Irigoyen.

Sin descender nunca del vehículo, el mandatario tampoco entró en contacto con los evacuados que aún permanecen en centros de recepción. "Ustedes saben que no puedo tomar frío" se excusó.

Luego llegó el momento de anunciar que "decidimos adelantar para el viernes el pago de los sueldos de todos los estatales de El Bolsón. Además, entregamos en manos del intendente un cheque de 50.000 pesos para que la municipalidad compre en la localidad, a precio de costo, los alimentos que hagan falta".

Al igual que en 1997, cuando la inundación generó 1.500 evacuados, muchos vecinos decidieron relocalizarse, "alejarse del río". En esa oportunidad, se construyó un barrio de emergencia denominado "Nueva Esperanza".

"Vamos a mantener una reunión con el INTA, la municipalidad y la provincia, para analizar la posibilidad de instalar vecinos en Loma del Medio. También tenemos como opción los terrenos de Gendarmería Nacional. Voy a hablar con el ministro de Defensa", anticipó el gobernador, aclarando que "el tema de los servicios para esa relocalización le corresponde a la municipalidad".

El Concejo Deliberante trató, de manera extraordinaria, las distintas opciones de ubicación, entre las que se encuentran terrenos en la zona sureste de la localidad.

En los distintos barrios afectados, lentamente comenzó la reconstrucción de algunas viviendas, aunque los mayores esfuerzos están orientados a reforzar las contenciones del río.

A la altura del barrio Usina, la dragalina del DPA trabajó sin descanso durante toda la jornada, mientras que en proximidades del puente de cemento, personal de esa empresa y de Camuzzi intentaban atender los problemas generados en las cañerías que quedaron al aire por la rotura de las calles.

En algunos sectores, los afectados por el temporal, se quejaron porque "no nos llega todo lo que necesitamos", reclamando mayor cantidad de alimentos, colchones y ayuda comunal de todo tipo.

Ello ocurrió en el barrio Usina, donde los vecinos conformaron una junta vecinal provisoria para "ir a reclamar lo que nos corresponde".

En ese sector, el titular de la junta fue agredido salvajemente, en un hecho de extrañas características, lo que obligó a su hospitalización.

Carlos Henckel recibió golpes en la cabeza, aparentemente por negarse a vender alcohol a personas evacuadas. Está internado en el hospital de Bariloche, en estado reservado.

Sus agresores aun no fueron identificados.

Vuelve la normalidad a Bariloche, pero no a El Manso

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Luego de las intensas lluvias que provocaron daños severos en diferentes barrios de la ciudad, el buen tiempo tiende a regularizar el nivel de los arroyos y vuelve la calma a los barrios afectados. No obstante, varias familias continúan evacuadas, en virtud de que sus precarias viviendas fueron afectadas por el temporal.

Los principales afectados pertenecen a los barrios El Frutillar, San Francisco III y Villa Los Coihues. En todos los casos debieron dejar sus casas porque fueron arrasadas por algún curso de agua desbocado o bien porque los techos no resistieron tantas precipitaciones. Ayer el tiempo se mantuvo soleado y seco. Las rutas aledañas a esta ciudad continuaron en buen estado y los cortes ocurridos el sábado y domingo ya forman parte del recuerdo.

No obstante, continúan los inconvenientes en la región del Paralelo 42, (ver aparte) y también en el paraje El Manso.

En este último lugar, la ruta de acceso continua intransitable y en varios tramos el camino se encuentra inundado o cortado por efectos del agua. Alejandro Rosales, uno de los operadores de rafting del río Manso, aseguró a este diario que ayer su grupo efectuó un descenso en los gomones y kayac y visitó a los pobladores aislados. En estas tareas destacó la colaboración de Gendarmería y Prefectura.

También informó que en la recorrida la comitiva visitó a una mujer próxima a dar a luz, la cual se hallaba imposibilitada de viajar a un centro asistencial. Ante la emergencia los visitantes no dudaron en llamar a lago Escondido y solicitar el auxilio del helicóptero de Joe Lewis, el cual en forma inmediata acudió al llamado y trasladó a la embarazada hasta El Bolsón.

Reabrió paso fronterizo, no así la ruta de los Siete Lagos

SAN MARTIN DE LOS ANDES (ASM).- Gendarmería confirmó la reapertura del paso Mamuil Malal, tanto del lado argentino como del lado chileno.

En cambio, seguía interrumpido el tránsito por la ruta de los Siete Lagos, por desbordes de arroyos tributarios a la altura de lago Villarino. En tanto, la navegación comercial por el lago Lácar se mantiene suspendida debido a la fuerte crecida del espejo de agua y al peligro que esa condición impone en muelles y amarraderos.

La situación en las zonas bajas de San Martín tendía a normalizarse. Sin embargo, hasta el domingo se pronostican posibles chubascos y bajas temperaturas, de modo que las autoridades se mantienen en alerta.

La secretaria de Acción Social del municipio, Brunilda Rebolledo, confirmó la llegada de fondos solicitados tiempo atrás para mejoramientos habitacionales, que en gran parte serán destinados a viviendas precarias de zonas inundables, siempre que en tales sectores sea factible la construcción.

En sitios de la Vega y en el "área mixta" de Chacra 4, la situación tendía a normalizarse gracias a la bajante del arroyo Pocahullo. Pero esa no era la misma condición que exhibía el lago Lácar, cuyo pelo de agua creció 2 metros en las últimas 48 horas.

Si bien se notó una mejoría merced a la interrupción de las lluvias, el lago continúa fuertemente crecido y con desbordes sobre toda el área costanera.

El lago también arrastra en superficie diversos elementos como palos, troncos y ramas, por lo que Prefectura recomendó extremar la precación para aquellos que por necesidad deban navegar entre distintos puntos del espejo de agua para acceder a los parajes ribereños.

El "vice" Sapag sobrevoló la zona afectada

NEUQUEN (AN) - El vicegobernador Jorge Sapag y ministros del gabinete social sobrevolaron la zona de Aluminé, afectada por el temporal. El titular de Desarrollo Social, Jorge Lara, informó que la asistencia sanitaria está garantizada a toda la población y destacó que ayer por la tarde estaban "aislados, no incomunicados" algunos parajes -Moquehue, Ñorquinco, Quilca y Quillén-.

Según la información oficial, "afortunadamente no se registraron víctimas fatales" y, con la ayuda del helicóptero se evacuaron 3 familias en Aluminé y 2 mujeres parturientas. El ganado caprino y ovino, que está en época de parición, se vio seriamente afectado. También sufrieron perjuicios los productores y apicultores ubicados a la vera del río. Las rutas cortadas son la 23, a la altura de Pilolil, la 11 en Ñorquinco, la 18 en Ruca Choroi, la 48 en cercanías de Quillen y la ruta provincial 13 tiene el corte en el acceso a Villa Pehuenia.

Lara destacó que "se entregaron también cajas de alimentos" a los pobladores afectados, al tiempo que quedó "todo organizado" para mantener la cadena de entrega.

Por la tarde, luego de recorrer Ñorquingo y Moquehue se informó que hoy por la mañana se asistirá a los afectados en Chiquilihuín, Atreuco y Aucapán.

Vuelve la normalidad a Bariloche, pero no a El Manso

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Luego de las intensas lluvias que provocaron daños severos en diferentes barrios de la ciudad, el buen tiempo tiende a regularizar el nivel de los arroyos y vuelve la calma a los barrios afectados. No obstante, varias familias continúan evacuadas, en virtud de que sus precarias viviendas fueron afectadas por el temporal.

Los principales afectados pertenecen a los barrios El Frutillar, San Francisco III y Villa Los Coihues. En todos los casos debieron dejar sus casas porque fueron arrasadas por algún curso de agua desbocado o bien porque los techos no resistieron tantas precipitaciones. Ayer el tiempo se mantuvo soleado y seco. Las rutas aledañas a esta ciudad continuaron en buen estado y los cortes ocurridos el sábado y domingo ya forman parte del recuerdo.

No obstante, continúan los inconvenientes en la región del Paralelo 42, (ver aparte) y también en el paraje El Manso.

En este último lugar, la ruta de acceso continua intransitable y en varios tramos el camino se encuentra inundado o cortado por efectos del agua. Alejandro Rosales, uno de los operadores de rafting del río Manso, aseguró a este diario que ayer su grupo efectuó un descenso en los gomones y kayac y visitó a los pobladores aislados. En estas tareas destacó la colaboración de Gendarmería y Prefectura.

También informó que en la recorrida la comitiva visitó a una mujer próxima a dar a luz, la cual se hallaba imposibilitada de viajar a un centro asistencial. Ante la emergencia los visitantes no dudaron en llamar a lago Escondido y solicitar el auxilio del helicóptero de Joe Lewis, el cual en forma inmediata acudió al llamado y trasladó a la embarazada hasta El Bolsón.

Autorizan que salga más agua de diques

CIPOLLETTI, VIEDMA (AC, AV) - La Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas autorizó a los operadores de las presas ubicadas sobre el Limay y el Neuquén a abrir un poco más las compuertas para aliviar todo el sistema del agua caída y derretida en la cordillera. Ello significará que el río Negro comenzará a tener desde hoy hasta el viernes caudales cada vez mayores.

Fue tanta la lluvia que cayó en las montañas de las dos provincias, combinada con una alta temperatura que hizo deshacer la nieve, que las presas más importantes de los dos afluentes del río Negro están operando en lo que en el manual de manejo se llama "franja de atenuación de crecidas". Se trata de una calificación que obliga a bajar los niveles de los embalses rápidamente. Por eso, en Piedra del Aguila el agua pasa más por el vertedero que por las turbinas.

Hasta el martes, Cuencas autorizaba una combinación de erogaciones entre El Chañar y Arroyito de manera que por el río Negro pasaran hasta 1.430 metros cúbicos de agua por segundo. Ayer dispuso que esa combinación de caudales diera hasta 1.713 metros cúbicos por segundo, de acá al viernes. En épocas normales, por el río Negro no podrían pasar más de 1.600 metros cúbicos por segundo.Pero ahora, en la emergencia lo importante es preparar los embalses para cualquier nueva crecida.

En el Centro de Pronósticos de Cuencas observan que las lluvias serán de ahora en más moderadas y que, hacia el fin de semana, podrían transformarse en nevadas.

De hecho las crecientes erogaciones ya se hacen sentir en distintos municipios ubicados aguas abajo de las represas y esta situación se extiende a Cipolletti mismo, Allen y Roca. (ver recuadros)

Ayer se supo que de un paraje rionegrino denominado Naupa Huen, –unos 10 kilómetros aguas abajo del dique de Pichi Picún Leufú– debieron ser evacuadas seis familias por el desborde del Limay.

A este respecto, el titular de Defensa Civil de Río Negro, Jorge Amaro dijo que "la represa de Piedra del Aguila duplicó el caudal del Limay y el problema es que se anegó Naupa Huen, por lo que no se puede pasar en balsa de Río Negro a Neuquén, y viceversa. De un caudal de 1.400 metros cúbicos por segundo se pasó a unos 3.200 metros cúbicos".

Problemas en Isla Jordán

CIPOLLETTI (AC) - Los pobladores de media docena de precarias viviendas ubicadas a la vera de un canal del río Negro en Isla Jordán debieron poner a salvo sus animales por la crecida de las aguas que amenazan con entrar nuevamente a las casas.

Para esta gente, esta vez la amenaza no vino del cauce principal del río, como suele ocurrir, sino de un brazo. Para las autoridades, la inundación de esta zona de Cipolletti se debe a que sus pobladores abrieron un terraplén de protección.

María Retamal vive desde hace 30 años junto a su esposo, Eduardo Vázquez, y sus cuatro hijas, en Isla Jordán, hacia el oeste del acceso principal al balneario.

En sus tierras tienen de todo: caballos, vacas, gallinas, y hasta dos simpáticos lechoncitos. Ayer tuvieron que pedirle permiso al dueño de una chacra vecina para acomodar sus animales porque los corrales y buena parte del sitio quedaron bajo el agua.

La mujer culpa al gobierno por la falta de obras hídricas para la zona. Sostiene que con un puente y un sifón el sector ya no tendría problemas.

La casa de esta mujer está ubicada entre el río propiamente dicho y un brazo que por estos días está altísimo.

Las autoridades sostienen que la defensa que impedía el escurrimiento de las aguas del brazo del río hacia la casa fue tirada por los propios pobladores.

Retamal lo justificó: dijo que era la única manera de hacer pasar el agua del río, cuando crecía, hacia el brazo.

Sectores anegados en Roca

ROCA (AR) - La previsión para el fin de semana de una notoria crecida en el caudal del río Negro puso en estado de alerta a decenas de vecinos asentados en zonas ribereñas, aunque muchos otros ignoraban esta posibilidad y recibieron la noticia con sorpresa. Si bien una rápida recorrida por las zonas más afectadas en años anteriores permite vislumbrar un panorama de relativa tranquilidad, en la zona conocida como Buenos Aires Chico se nota el avance del río en lagunas que en muchos sectores han empezado a desbordar con lentitud caminos y senderos. El personal de Defensa Civil de Roca ya comenzó con los preparativos para enfrentar las crecidas, lo que significa una situación de alerta para las personas que viven en la zona de ribera.

Las zonas más castigadas históricamente, como las de La Ribera, Paso Córdoba y Buenos Aires Chico, cuentan con defensas y terraplenes erigidos por crecidas anteriores, aunque no son una garantía de contención en caso de que el río presente un aumento importante en su caudal. Por esta razón, la coordinadora de Defensa Civil, Enid Mora, explicó que se entregará a 6 familias que viven en las zonas de alta peligrosidad un acta de compromiso para que cuando se detecte el aumento del caudal de las aguas comiencen la evacuación para evitar importantes pérdidas.

En la zona de Buenos Aires Chico se puede observar con claridad el lento pero firme avance del agua. Un vecino que tiene su vivienda a pocos metros de la zona de lagunas, aseguró que del lunes a ayer había observado un incremento de casi un metro en el nivel de las aguas.

Temor de ribereños en Allen

ALLEN (AA).- La población del área ribereña de esta ciudad ve con gran preocupación el aumento del nivel del río, aunque la inquietud se potencia y agrava ante la escasez de información brindada en el sector. Según comentaron vecinos del lugar, desde los organismos responsables que deben advertir sobre eventuales crecidas "no hemos tenido ningún tipo de noticias".

En la Escuela Nº 342 de la zona de la Costa Oeste, que suele ser el primer edificio afectado por las inundaciones, durante los últimos días se han acercado numerosos padres para tratar de recabar mayor información al respecto. "La gente del barrio está muy preocupada por lo que pueda pasar con el río, y muchos vienen acá a manifestar su temor y para ver qué se puede hacer", comentó la directora.

Por esta razón, desde la institución se decidió que "vamos a ponernos en contacto con gente del municipio, de Defensa Civil, porque acá se ve que está subiendo el río y hay muchas familias atemorizadas", se indicó.


Comentarios


Lenta mejoría en El Bolsón, donde 350 casas fueron dañadas