Lenta negociación para desalojar la toma

La Justicia aceptó postergar el plazo de intimación.

NEUQUEN (AN).- El juez Daniel Varessio aceptó un pedido de la municipalidad y postergó hasta el martes el plazo para que desalojen la toma del barrio El Progreso. Mientras, varias familias se retiraron del predio esperanzadas en llegar a un acuerdo con la administración local.

El que trabaja para alcanzar un acuerdo es el subsecretario de Vivienda y Tierras Fiscales, Carlos Di Camillo, quien ayer a la tarde recorrió la toma.

Los primeros pasos hacia una solución al conflicto llegaron en el séptimo día de ocupación, tras febriles negociaciones entre el funcionario municipal, las comisiones vecinales de El Progreso y Gregorio Alvarez, y los propios ocupantes.

Durante la mañana, Di Camillo y la directora de Tierras municipal, Deborah Valle, prestaron declaración testimonial ante el juez Varessio y le pidieron la postergación de la orden de desalojo, que vencía ayer a las 17. El argumento utilizado para la prórroga fue que las negociaciones con los ocupantes para el desalojo pacífico de los terrenos estaban muy avanzadas.

Mientras se iniciaba el éxodo de algunas familias, otro grupo asumió una posición más intransigente y ratificó su postura de mantenerse en el lugar hasta que les otorguen los nuevos lotes, decisión que el municipio rechaza.

La estrategia elaborada por la comuna consiste en el otorgamiento de cupos en loteos sociales para los tres barrios involucrados en la toma (El Progreso, Gregorio Alvarez y Villa Ceferino). Para ello los ocupantes deben confeccionar un registro con las características de los núcleos familiares.

"Si en ese listado aparece gente que estuvo en la toma y cumple con los requisitos, nosotros los vamos a atender", afirmó Di Camillo, aunque aclaró que no se otorgará "ninguna prebenda particular para ninguno de los que está tomando", y abogó por una solución global.

En las primeras horas de la tarde ayer, Di Camillo se reunió con la comisión observadora del Concejo Deliberante para hallar una solución al conflicto que desnudó la nueva toma de tierras fiscales: el grave déficit habitacional que aqueja a más de 26.000 personas en la provincia. El funcionario aprovechó la reunión para presentarles a los concejales un proyecto de ordenanza que niega el acceso a lotes o viviendas a quienes ocupen espacios de propiedad municipal o provincial.

Ahora los ocupantes se debaten entre aceptar o rechazar el acuerdo con el municipio. "La propuesta es darnos terrenos y vivienda en otro lado. Pero ellos quieren que desalojemos primero. Nos van a dar terreno en 120 días y en agosto o septiembre van a estar construidas las viviendas", comentó uno de los asentados.

"La seguridad que nos dan es un convenio firmado por la municipalidad. Pero hay tanta gente que firmó papeles para que les de una vivienda y no pasó nada, que la seguridad de nosotros es quedarnos acá 120 días hasta que ellos arreglen los terrenos allá arriba", declaró el ocupante.

La posibilidad de resolver el conflicto tendrá una nueva instancia el lunes, cuando se vuelvan a reunir Di Camillo con los delegados de la toma. La mediación de la comisión vecinal de El Progreso comenzó a resquebrajarse, porque algunos ocupantes acusan a sus dirigentes de promover el desalojo.

Ordenanza para desalentar las ocupaciones

NEUQUEN (AN).- El subsecretario de Vivienda y Tierras Fiscales, Carlos Di Camillo, le propuso ayer a la comisión Observadora Permanente del Concejo Deliberante la conformación del Consejo Municipal de la Vivienda y sometió a discusión un proyecto de ordenanza para desalentar las tomas.

"No queremos la presión de nadie que vuelva a tomar tierra en la ciudad", afirmó el funcionario.

Por otro lado, ratificó que el predio municipal ocupado en El Progreso, en la calle Avenida del Trabajador, será utilizado para la construcción de un polideportivo, y aseguró que se mantendrá ese criterio a futuro.

"Cuando se ocupe tierra que tiene destino dado por la ciudad, ese destino no puede ser cambiado. La intención es que salga por ordenanza", declaró.

La reunión se realizó ayer durante las primeras horas de la tarde, y estuvieron presentes los concejales Luis Jalil, Pablo Salaburu, Marcelo Bermúdez, Olga Fernández, Darío Martínez y el presidente del Concejo a cargo del Ejecutivo municipal, Martín Farizano.

El tema sobresaliente fue la ocupación de tierras y un proyecto de ordenanza elaborado por la subsecretaría de Vivienda y Tierras Fiscales que en su artículo 1º plantea: "no se otorgará ningún derecho de acceso a la tierra municipal y/o vivienda de programas municipales a aquellas personas que a partir de la presente procedan a ocupar en situación irregular espacios de propiedad Municipal o Provincial, aun si estas personas desistieran de dicha ocupación".

Los concejales prometieron estudiar el tema y a partir de la semana próxima podrían fijar una posición.


Comentarios


Lenta negociación para desalojar la toma