Lento escrutinio genera tensión política en Paraguay

Colorados insisten en negar la victoria de Franco. Liberales temen una maniobra del oficialismo.

ASUNCION (Reuters) - El opositor Partido Liberal y el gobernante Partido Colorado de Paraguay se adjudicaban el martes la victoria en la elección de vicepresidente del domingo, en un ambiente político cargado de tensiones.

Las autoridades electorales dieron una estrecha ventaja al candidato liberal, Julio César Franco, en un escrutinio parcial, pero el Partido Colorado reivindicó el triunfo para el oficialista Félix Argaña. "No nos intimidarán los gestos grandilocuentes y las expresiones triunfalistas de nuestros adversarios, quienes basaron su festejo irresponsable en un cómputo preliminar, parcial, extraoficial y transitorio", dijo el comunicado del jefe del partido, Bader Rachid.

"Jamás. Sin un fraude jamás. No hay ninguna chance" de que el Partido Liberal pierda la elección, dijo por su parte Franco, un médico pediatra de 48 años.

Los resultados parciales divulgados por el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) otorgaron a Franco 47,77% de los sufragios, contra 46,93% de Argaña.

La difusión de los resultados provisionales se interrumpió por acuerdo de los partidos, cuando el conteo llegó a 90% del total de votos, pero funcionarios del tribunal informaron que la tendencia se había consolidado con el avance de la contabilización.

Tras el anuncio, el líder liberal dijo sentirse un triunfador y sus simpatizantes festejaron su eventual victoria, mientras los oficialistas se llamaron al silencio.

Pero el clima poselectoral cambió radicalmente ayer tras el comunicado de los colorados, que además denunciaron un presunto fraude de parte de la oposición.

Seguidores de Franco organizaron caravanas de vehículos para custodiar las actas transportadas desde localidades del departamento Alto Paraná, ubicado 300 kilómetros al este de la capital, donde los registros fueron cuestionados por los oficialistas.

Las actas fueron trasladadas en un automóvil custodiado por cuatro vehículos policiales, mientras una decena de autos con liberales vigilaban el trayecto seguido por los primeros.

En Asunción, el TSJE juzgará todas las actas electorales antes de emitir sentencia y oficializar el resultado de la elección, a principios de la próxima semana.

Una victoria de Franco delinearía un nuevo escenario político en el país, ya que el presidente Luis González Macchi estará obligado a compartir el poder con un partido rival y el vicepresidente establecería un poder paralelo, según analistas.

González Macchi, quien era titular del Congreso y tercero en la línea de sucesión del poder, asumió en marzo de 1999 tras el asesinato del asesinato del vicepresidente Luis María Argaña y la renuncia del entonces presidente, Raúl Cubas. El presidente fue confirmado por una sentencia de la Corte Suprema .

Franco: "Sin fraude no hay ninguna chance de perder la elección"

ASUNCION (Reuters) - El virtual vicepresidente electo de Paraguay, Julio César Franco, aseguró ayer que sólo un fraude podría birlarle un triunfo proyectado por recuentos parciales de las elecciones del domingo.

"Jamás. Sin un fraude, jamás. No hay ninguna chance" de que el opositor Partido Liberal pierda la elección, enfatizó Franco, un médico pediatra de 48 años, mientras gesticulaba, nervioso, durante la entrevista.

El Partido Colorado intentaba impugnar parte de las actas electorales desde ayer . "Claramente se está buscando entorpecer y cambiar el rumbo de lo que el pueblo paraguayo ha decidido y eso sí es grave", dijo Franco.

La contienda electoral fue calificada por observadores de la Organización de los Estados Americanos como una jornada excepcional, que fue seguida de rápidos reportes extraoficiales del tribunal electoral. Sin embargo, el conteo oficial durante el cual el TSJE juzga las actas electorales y oficializa los resultados parciales, transcurre en un ambiente crispado por las impugnaciones y constantes fricciones entre representantes de ambos partidos.

"Yo no tendría problemas como vicepresidente en compartir la administración del Ejecutivo con el señor González Macchi (...) si nuestro propósito es única y exclusivamente sacar adelante al país", dijo Franco. A pesar de ser socio pleno del Mercosur, el tercer bloque comercial del mundo, Paraguay vive una grave situación económica agravada por constantes crisis políticas desde hace cinco años.

Analistas consideran que presidente y vicepresidente van a ser poderes paralelos negociando y compitiendo entre sí, y concluyen que una estabilidad política futura dependerá de la cohabitación entre ambos. Franco admitió que "cualquier político tiene ambición de ser presidente (...) y es difícil cuando ambos son de partidos diferentes", aunque observó que, en su caso, esa ambición transcurre "por los caminos normales de la democracia".

"El pueblo votó por un vicepresidente, pero también por un cambio", sostuvo Franco. "Es el pueblo quien le va a decir (a González Macchi que renuncie) porque los paraguayos han depositado su voto para que las cosas cambien".


Comentarios


Lento escrutinio genera tensión política en Paraguay