Levantaron la intervención al Senasa



Bernardo Cané asumirá al frente del organismo. Pondrán en marcha un plan para derrotar la aftosa, que ya se extendió con 25 focos en 5 provincias y amenaza con seguir creciendo.

El presidente De la Rúa firmó ayer un decreto para la “regularización y reordenamiento” del SENASA, el organismo de control sanitario y de calidad agroalimentaria, en busca de una solución al problema de la aftosa.

Es que, según estimaciones oficiales, existen 25 focos de la enfermedad en 5 provincias y hay sospechas sobre otros 28.

En las últimas horas, el flamante secretario de Agricultura, Marcelo Regúnaga, admitió que la propagación de la fiebre aftosa en el ganado argentino es un problema serio, y prometió un plan de emergencia, que deberá estar listo en 30 días, para “erradicar” la enfermedad del país.

En ese marco, el Gobierno dictó ayer un decreto en el que se da por finalizada la intervención que se había declarado el 16 de marzo último, a raíz de la emergencia sanitaria que atraviesa el país, y en el que se designa a una nueva autoridad para ese cargo.

Se trata Bernardo Gabriel Cane, un hombre propuesto por el ministro de Economía Domingo Cavallo que ya había dirigido el SENASA hasta 1996 cuando, desde esa función, lideró el proceso que concluyó con la declaración de la Argentina como “país libre de fiebre aftosa sin vacunación”. El nuevo funcionario recibirá mañana a una delegación de ganaderos rionegrinos, quienes le objetarán la imposición de dos barreras en la Patagonia.

En el puesto de vicepresidente, en tanto, se confirmó a Alfredo Bigatti, un veterinario radical que en la gestión de Raúl Alfonsín había ocupado la agregaduría agrícola en Washington.

Estas designaciones alejan entonces del SENASA Héctor Salamanco, un hombre vinculado a la industria frigorífica que había sido designado hace solo quince días atrás cuando se resolvió intervenir el organismo.

El decreto dispone además nuevas atribuciones y funcionares para el titular del SENASA. Entre ellas, figura el “dictar resolución respecto de la definición e implemetación de programas sanitarios y normas para la fiscalización agroalimentaria”, y el “adoptar decisiones y resolver en los asuntos técnicos, elaborando los planes de acción correspondientes a fin de lograr eficacia y eficiencia en el funcionamiento del organismo”.

El decreto también plantea “declarar el estado de emergencia sanitaria, pudiendo contratar locaciones de obra, servicios no personales y/o de terceros, comprar equipamiento y efectuar todo gasto para hacer frente a las mismas y/o a la evaluación de situaciones de emergencia existentes o que pudieran producirse”. Además, el nuevo director del SENASA tendrá la última palabra “en lo atinente a la aprobación de habilitaciones, suspensión de las mismas u otorgamiento de certificados de plantas o medios donde se produzcan, acopien, almacenen, empaquen, transformen, traten, transporten y comercialicen animales, vegetales y productos o subproductos de origen animal y o vegetal”. (DYN)


Comentarios


Levantaron la intervención al Senasa