Libia y Yemen: balas contra el reclamo dejan más muertos





EL CAIRO (AP/AFP).- Las fuerzas de seguridad dispararon contra manifestantes que pedían democracia ayer en Libia y Yemen, donde ambos regímenes prosiguen una ofensiva contra protestas que ya han desbancado a los líderes de Egipto y Túnez. Al menos 15 personas murieron ayer cuando la policía disparó contra una multitud de personas que lloraba a víctimas en la segunda mayor ciudad de Libia, sumando ya más de 85 víctimas fatales desde el inicio de las protestas. Los libios salieron de nuevo de sus casas en el quinto día consecutivo de protestas contra el líder Moamar Gaddafi, quien lleva 42 años en el poder. Grupos de defensa de derechos humanos han reportado que 85 personas han muerto en el país del norte de África durante los enfrentamientos, 35 de ellas el viernes. Fuerzas de seguridad dispararon contra miles de personas que lloraban a las víctimas de los disturbios en Benghazi, Libia, dijo un empleado de hospital. La multitud acudía a los funerales de fallecidos en previos disturbios. Antes del amanecer, las fuerzas especiales habían atacado a cientos de manifestantes, incluidos jueces y abogados, que habían acampado frente a una corte en Benghazi. “Dispararon gas lacrimógeno contra manifestantes que estaban bajo las carpas y limpiaron la zona mientras muchos huían cargando con los muertos y heridos”, dijo un activista por teléfono. Las autoridades han bloqueado el uso de internet en todo Libia, aislando al país. La empresa Arbor Networks de EE. UU., detectó un cese total del tráfico en línea justo después de las dos de la madrugada. Opositores confirmaron que no podían conectarse a internet. La información está estrictamente controlada en Libia. Los periodistas no pueden trabajar libremente y los activistas colocaron esta semana en internet videos con imágenes de la revuelta. Los opositores que están en el exilio ofrecen más información sobre las protestas. Gaddafi enfrenta la mayor revuelta de su régimen autocrático. Gran parte de las protestas ocurren en el este, una zona empobrecida. El líder está respondiendo con dureza. En la capital de Yemen, Saná, agentes antidisturbios dispararon contra miles de manifestantes, matando a una persona e hiriendo a otras cinco en el décimo día de la revuelta contra el presidente Ali Abdulá Salé, un aliado de Estados Unidos que lleva tres décadas en el poder. Esta semana manifestantes que marcharon desde la universidad de Saná se toparon con agentes de policía y partidarios del gobierno que llevaban bates y cuchillos y que lanzaron piedras contra los participantes de la protesta. En un momento dado, la policía disparó al aire para dispersar la marcha. La capital yemení se calmó por la tarde, pero los estudiantes convocaron a nuevas reuniones en la universidad por la noche. En Yibuti, otro pequeño pero estratégico país del cuerno del África separado de Yemen por el Mar Rojo, un policía y un manifestante murieron el sábado en enfrentamientos tras una gran manifestación opositora en la capital, indicó el ministerio del Interior en un comunicado.


Comentarios


Libia y Yemen: balas contra el reclamo dejan más muertos