Ligato le sacó lustre a la “Manzana”

Terminó con el invicto del “Coyote” Villagra y volvió al triunfo después de 20 pruebas. Una definición tremenda.



#

Marcos Ligato cortó una sequía sin triunfos de 20 pruebas, pero también terminó con un invicto que mantenía Federico Villagra desde octubre último. La notable conquista la logró en la 37 edición de la Vuelta de la manzana, después de una titánica lucha. Tercero se metió el huinculense Alejandro Cancio, el mejor regional.

La conquista de Ligato adquiere mayor trascendencia porque la consiguió después de un mano a mano increíble con Villagra, quien terminó a ape-nas 4s 4/10.

El público agradecido, mejor espectáculo imposible. Hubo un despliegue de talento descomunal.

Cuando se fue a dormir antenoche, Federico Villagra reconocía que “vine a fondo, no tengo más. Igual, no me voy a entregar, lo peleo hasta el final. Mi auto es muy confiable”.

Y cumplió el “Coyote”. Desde el primero de los tramos empezó su trabajo de limar la diferencia de 8s 8/10 con la cual Ligato comenzó la segunda etapa.

El primer tramo se lo ganó Villagra, por 1s 6/10. Casi nada para lo que es el especial de Canal 10-Ruta 6, donde “Coyote” apostaba fuerte. En el segundo, el de Aeropuerto de Roca-Gómez, llegó la respuesta de Ligato, como para que Villagra entendiera que no pensaba resignar el liderazgo. Lo superó por 1/10.

Después de la asistencia, otra vez a la barda roquense. En los dos tramos Villagra se jugó el resto. Ganó el de Canal 10 por 3s 7/10 y el del aeropuerto por 2/10. Y se fueron a definir la “Manzana” en los especiales de Cinco Saltos y Cipolletti, sabiendo que no había margen para el más mínimo error.

Qué derroche de talento de dos bravos como Ligato y Villagra, los que se robaron toda la atención de la prueba con un mano a mano memorable, que no conoció de tregua a través de los 15 tramos especiales.

Ligato se jugó el resto para contener a Villagra. Así llegaron al tramo de Lago Pellegrini-Cinco Saltos, donde el piloto del Tango Rally Team le sacó 4s 7/10 al “Coyote”. Casi nada en una prueba común, un montón en una definición tan apretada y se fue a encarar los últimos tres especiales con 8s 1/10 a su favor.

¿Y el resto? Un gran trabajo de Cancio, quien no solo se consolidaba en el tercer lugar, sino que hasta se daba el gusto de meterse en unos tramos entre los dos punteros.

Edificó una buena diferencia sobre el barilochense Nicolás Madero, quien superó a Roberto Sánchez, uno de los que padeció con la caja de velocidades de su Subaru, lo mismo que su compañero de equipo Omar Yoma, otro que rápido resignó las posibilidades de pelearle el tercer lugar a un Cancio muy sólido.

Con Cancio lejos de los dos de adelante, pero con una diferencia tranquilizadora sobre el resto, Madero, Sánchez y Yoma se dieron como la guerra definiendo el cuarto lugar en los tramos finales.

La Isla Jordán recibió a los “gladiadores” de la prueba con una multitud. Y en un dibujo intrincado, de piso cambiante, Ligato le asestó otro golpe al “Coyote”, porque le sacó 1s 3/10 y estiró la ventaja a 9s 4/10. Cancio firme y más atrás, Sánchez le manoteaba el cuarto lugar a Madero por 7/10.

Todavía quedaban dos especiales. El largo de Cipolletti-Fernández Oro y el cierre en el autódromo roquense. Ligato se frotaba las manos y Villagra pensaba en la hazaña que le permitiera conservar su invicto en el argentino.

Villagra fue por la heróica. Ganó el largo y achicó otra vez la brecha. Más de 6 segundos lo separaban de Ligato, sólo con 2,90 kilómetros por delante en el autódromo roquense.

El “Coyote” dio cátedra de manejo, pero no hubo margen para la hazaña porque Ligato hizo todo bien y se aferró a la conquista más trascendente de los últimos tiempos y una de las más emotivas de toda su campaña.

Ligato y Villagra, muy lejos del resto en capacidad, profesionalismo y actitud, brindaron una prueba de alto contenido emotivo, como se lo merecía la Vuelta de la Manzana.

 

Más información en el suplemento “Rally”


Comentarios


Ligato le sacó lustre a la “Manzana”