Límites para camiones en la ruta del Atlántico

Con una ley que tiene a estudio la Legislatura rionegrina, procurarán limitar los daños que los pesados vehículos producen en la cinta asfáltica. El proyecto habla de reducir un 50 por ciento el peso por eje en los 30 kilómetros que van hasta el balneario El Cóndor. La propuesta del legislador Juan Muñoz también le ordena a Viarse que mantenga esa ruta en perfecto estado de conservación un camino alternativo, que los choferes de camiones se resisten a utilizar.



VIEDMA- Los camiones que transportan ripio no podrán circular por la ruta del océano Atlántico, evitando así que la pesada carga siga deteriorándola. La limitación surgirá cuando la Legislatura apruebe un proyecto declarando de “interés turístico” al viaducto que comunica esta capital con los balnearios costeros.

Los planes prevén acotar el peso de los transportes en los primeros 30 kilómetros hasta El Cóndor. La restricción será de un 50% del peso por eje para este tramo, ajustándose así a lo previsto en la Ley Nacional de Tránsito y Transporte.

La prohibición total incluirá al trayecto comprendido entre ese balneario hasta la reserva faunística de La Lobería en virtud de que se viene resintiendo aún más la calzada como consecuencia de su falta de mantenimiento.

El proyecto presentado por el radical Juan Manuel Muñoz hace un llamado de atención a Viarse para que se ocupe de mantener en perfectas condiciones de transitabilidad el camino alternativo de La Cuchilla, que los choferes de camiones se niegan a utilizarlo a raíz de que la empresa estatal no se ocupa como debiera.

Asimismo establece un régimen sancionatorio que duplican los valores de las multas que tiene en vigencia la empresa Viarse.

El infractor deberá pagar un mínimo inicial de 1.000 pesos y sufrirá el decomiso de la carga cuando se detecte un incumplimiento. Las reincidencias llevarán las infracciones a 2.000 pesos, manteniendo el agravante de retiro de la carga. El año anterior, Viarse recaudó por esa vía unos 6.600 pesos.

Falta de controles

Sin embargo, el proyecto no efectúa ninguna recomendación a la empresa sobre la vigencia de los controles -con el empleo de balanzas- ya que éstos son esporádicos y no habituales.

Muñoz explicó que no se pretende afectar a nadie en particular con el proyecto pero “si queremos defender lo que el Estado pudo hacer en otros tiempos y evitar que unos pocos buscando un beneficio particular lo destruyan”.

Recordó que la pavimentación de la ruta Nº1 hasta La Lobería y la reconstrucción en 1994 del tramo en esta capital y El Cóndor “exponen obras de estructura absolutamente necesarias para poner en valor los recursos turísticos de la costa atlántica”.

Admitió además que “al Estado hoy le resulta imposible reconstruir de igual forma el tramo entre los kilómetros 30 y 60, y paralelamente observamos a diario el deterioro que lo torna casi intransitable por lo cual queremos evitar que la destrucción sea total”.


Comentarios


Límites para camiones en la ruta del Atlántico