Llach propuso la "paz gremial" para evitar paros 

El ministro de Educación les pidió a los gremios de los docentes que no hagan paro por dos años y a cambio el gobierno cumplirá con el cronograma de pagos del incentivo docente.



Buenos Aires.- el ministro de Educación, Juan Llach, propuso ayer un período de "paz gremial" con los docentes, a quienes solicitó que no hagan paros por "dos años" a cambio de que el gobierno cumpla con un cronograma de pagos del incentivo docente.

La propuesta de Llach surge como consecuencia de que los maestros de cinco provincias comenzaron huelgas y amenazan con no iniciar el ciclo escolar.

"Les presentamos un cronograma con los pagos para todo el 2000 y 2001 a cambio de que haya paz gremial, al menos vinculada con el fondo de incentivo, por dos años", prometió LLach.

La propuesta del ministro de Educación se conoció un día después de que los maestros de varias provincias decidieron intensificar sus reclamos salariales mediante protestas concretas, como no concurrir a las aulas a tomar exámenes o directamente bajo la amenaza de no iniciar las clases dentro de dos semanas, cuando debe comenzar el ciclo escolar.

En esa situación se encuentran los docentes de Santiago del Estero, Chaco, San Luis, Santa Cruz, Jujuy y los nucleados en la Confederación Nacional de Docentes Universitarios (Conadu), que durante una asamblea realizada el lunes decidieron no iniciar las clases en los colegios secundarios dependientes de las universidades si no les pagan la segunda cuota del incentivo docente.

El puntapié inicial de las jornadas de protesta lo dieron los docentes santiagueños, quienes el lunes no volvieron a las escuelas después de las vacaciones y desde ese día cumplen un paro, en principio de 72 horas pero que podría ser por tiempo indeterminado, en reclamo por un sueldo básico de 330 pesos, que les fue reducido hace siete años.

Por su parte, la Asociación de Trabajadores de la Educación del Chaco (Atech) -que reúne al 70 por ciento de los docentes provinciales- también reclama una antigua recomposición salarial y anunció que, de no prosperar la demanda, no iniciará las clases el 6 de marzo, como está previsto por ley.

En una situación similar se encuentran los educadores de San Luis, quienes deben volver a clases el 1 de marzo y ya amenazaron con no hacerlo si el gobierno no les paga la segunda cuota del incentivo docente, que se obtiene a través del polémico gravamen a los automóviles, barcos y aviones.

En tanto, en provincias tan distantes como Jujuy y Santa Cruz, los sindicatos de docentes ya vienen realizando jornadas de protestas por diversos conflictos gremiales y salariales y los maestros de ambos estados provinciales advirtieron también que la problemática podría afectar el normal inicio del año escolar, aunque aún no tomaron una posición concreta sobre el tema.

Al mismo tiempo el sombrío panorama escolar podría recrudecer si se toma en cuenta que, a pesar del levantamiento de la Carpa Blanca de protesta docente, la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera) aún se mantiene en estado de alerta y también manifestó que podría convocar a paros ante la posibilidad de que el gobierno decida pagar la segunda cuota del incentivo en forma fraccionada.

También se perfila una situación similar en otras provincias que atraviesan duros conflictos monetarios, como es el caso de Corrientes, que ya soportó un estallido social y se mantiene sumida en una grave crisis económica.

En ese contexto, el ministro Llach dejó planteada ayer la posibilidad de llegar a un "tratado de paz" con los docentes a quienes, en otras palabras, les pidió que sean tolerantes con el gobierno, aunque a cambio se comprometió a liquidar cuanto antes la deuda que se mantiene con el sector.

El pago de los montos por el incentivo docente generó una fuerte controversia entre el ministerio de Educación y los gremios docentes cuando, a principios de febrero, Llach anunció el desdoblamiento del cobro de la segunda cuota 99 de ese plus salarial aduciendo problemas presupuestarios. 


Comentarios


Llach propuso la "paz gremial" para evitar paros