Llaman a desterrar enfrentamientos

En medio de la tensión con el campo, la Iglesia exhortó a preservar "la amistad social".



#

Radrizzani, uno de los obispos que firmaron el documento en el que la Iglesia llamó al diálogo.

La Conferencia Episcopal Argentina que preside el cardenal Jorge Bergoglio exhortó ayer a todos los argentinos, pueblo y autoridades, a preservar la “amistad social” a fin de desterrar desencuentros, odios, rencores y enfrentamientos, y promover “la equidad y la justicia para todos”.

Los obispos reiteraron que hoy se trasladarán hasta la basílica de Luján para “rezar por la patria”, ante lo que consideran “una hora delicada y providencial de la vida nacional”, tras expresar preocupación por el clima de confrontación social que derivó de la crisis del campo aún no resuelta.

La misa, prevista para las 19, será presidida por el vicepresidente segundo del Episcopado, arzobispo Agustín Radrizzani (Mercedes-Luján), y no por Bergoglio como se anunció ayer, y será concelebrada por el casi centenar de obispos que participan de la 95ª asamblea plenaria que delibera en la casa de ejercicios El Cenáculo-La Montonera, de Pilar.

Tras subrayar el compromiso de la Iglesia “en favor del pueblo, especialmente de sus miembros más pobres, débiles y sufrientes”, el Episcopado explicó el porqué de peregrinar al santuario de la patrona nacional.

“Peregrinamos, como lo hace el pueblo creyente, a la casa de nuestra Madre de Luján para pedirle que ella interceda ante su Hijo por las necesidades más urgentes de la Patria”, subrayó en un mensaje dirigido “al pueblo de Dios”.

Los obispos precisaron que pedirán a la Virgen que “ayude” a los argentinos a “valorar y construir con empeño perseverante la amistad social entre todos los habitantes de nuestra Patria, desterrando desencuentros, odios, rencores y enfrentamientos y promoviendo la equidad y la justicia para todos”.

También pedirán la intercesión mariana a fin de “favorecer y cultivar la disposición al diálogo genuino en la verdad y el respeto entre personas y sectores, como camino indispensable en la búsqueda del bien común”.

Los prelados orarán, además, para que “se afiancen las instituciones democráticas de la República y el federalismo, respetando la Constitución Nacional, garantía para todos de una convivencia pacífica e incluyente”.

El Episcopado insistió en invitar a la comunidad toda a “unirse a este gesto orante” y convocó a retomar la Oración por la Patria, aquella plegaria que acuñaron en plena crisis de 2001-2002.

El plenario episcopal que delibera en Pilar decidió trasladarse a Luján ante la preocupación por el “clima de confrontación” que derivó del conflicto entre el gobierno y los productores agropecuarios por las retenciones móviles a las exportaciones. Durante los 21 días de tensión social con cacerolazos, cortes de ruta, desabastecimiento y choques violentos entre grupos piqueteros y manifestantes pro-agro, la Iglesia ofreció a las partes espacios de diálogo, pero el gobierno consideró que no eran necesarios. Ahora, en medio de “la tregua” del campo, los obispos instaron nuevamente a propiciar instancias de negociación “sin agravios” para alcanzar una acuerdo definitivo.


Comentarios


Llaman a desterrar enfrentamientos