Llegada del verano provoca aumento de casos de alergia en ojos

La humedad y los cambios climáticos que anteceden a la llegada del verano causan un aumento en los casos de alergias oculares estacionales, que si no se tratan, pueden provocar daños en la córnea, advirtió hoy un informe de la Sociedad Argentina de Superficie Ocular (SASO).



SALUD

Enrojecimiento, picazón, lagrimeo y hasta secreción mucosa del ojo pueden ser los síntomas más comunes de una alergia ocular que se desencadena por un alergeno, cuando llega el período estival.

Alejandro Aguilar, presidente de la SASO, explicó que esos síntomas “son una respuesta exagerada del sistema inmunológico del ojo, es decir el sistema que lo defiende de los microorganismos, ante una partícula externa o un alergeno”.

Aguilar aclaró que “para que se produzca la respuesta alérgica es necesario que el ojo se sensibilice al contacto con el alergeno y eso, puede ocurrir en días, semanas, meses o años, por lo tanto una alergia ocular puede despertarse en cualquier momento”.

Pero el especialista insistió en que “en estos días donde las condiciones ambientales climáticas son extremadamente variables, con fuertes vientos, alta temperatura, humedad y gran contaminación del ambiente, el ojo recibe a los alergenos en mayor proporción y el sistema inmune lo toma como una agresión a detener”.

El informe de la SASO precisó que las mínimas respuestas diarias del sistema inmune hacen que se vaya produciendo una sensibilización sin síntomas visibles, hasta que la respuesta se hace más grande y los síntomas alérgicos aparecen.

Añadió que la presencia de cenizas volcánicas es otro factor ambiental desencadenante de alergias oculares.

Aguilar recordó que “durante los meses de erupción del volcán Puyehue aumentaron las consultas por alergia fuera del período típico de la primavera”.

Explicó que “las cenizas producen sequedad ocular, irritación y un síntoma muy característico como el ardor” que debe ser tratado.

Los alergenos más comunes que afectan a la visión son los ácaros del polvo, el polen, pelos de mascotas, esporas de hongos, hongos domiciliarios y los cosméticos.

Existen diferentes tipos de alergia ocular, están las formas agudas como la alergia estacional, predominante desde el mes de septiembre hasta fines del verano y formas crónicas que son mucho más severas.

Entre las crónicas se encuentran ciertas reacciones a las lentes de contacto, las alergias de contacto, la perenne que se extiende todo el año y una forma particular de alergia potencialmente grave, que es la denominada conjuntivitis atópica.

Los datos de la SASO precisaron que la alergia ocular más frecuente es la estacional y se calcula que hay un 23 por ciento de pacientes oftalmológicos que la padecen.

Aguilar indicó que “la consulta con el especialista ni bien se detecta una molestia ocular es fundamental, sobre todo en la primera etapa de una alergia ocular, cuando el ojo reacciona al alergeno”.

“Ese es un proceso agudo cuando aparecen todos los síntomas, y si no se tratan a tiempo pueden avanzar y pasar a una etapa crónica donde se manifiestan los fenómenos inflamatorios que pueden terminar en serias lesiones, sobre todo en la córnea” advirtió.

Normalmente, las alergias oculares se tratan con colirios antialérgicos, sin cortisona, que son muy fáciles de colocar y eventualmente también se puede incluir algún antialérgico de administración oral de acuerdo a lo decidido por el especialista.(Télam)


Comentarios


Llegada del verano provoca aumento de casos de alergia en ojos