Llegar primero para poder leer los labios



Llegar bastante antes que el resto de los alumnos para poder elegir un sitio cómodo –una buena silla dentro de lo posible para sobrellevar una clase de una o dos horas-, o un lugar que se encuentre más cerca del pizarrón, en el caso de aquellos que tienen problemas visuales, o tal vez un verdadero lugar de privilegio para los estudiantes sordos que deben leer los labios de sus profesores para entender las clases, es todo un desafío hoy, para los estudiantes especiales que cursan carreras en Roca.

Pero además, estos jóvenes deben aplicar reglas "ingeniosas" y a menudo forzosas, para poder sortear numerosos obstáculos en el camino diario de sus estudios. Hugo Fernández, tiene 38 años, y este año retomó sus estudios de abogacía, luego de un asalto brutal que le causó un desprendimiento bilateral de retinas hace tres años, y le disminuyó su capacidad visual a tan solo un 25%. Hugo volvió a estudiar pero ahora todo le cuesta mucho más. "No alcanzo a ver, tengo que usar ayudas ópticas".

Este joven tuvo que abandonar la carrera, también dejar su trabajo, y pasar por tres operaciones en cada ojo. Estudia como puede, con una gran lupa, pero su médico no le permite realizar una lectura de más de 4 horas. "Me cuesta leer mucho pero me arreglo bien con las lupas, ahora espero poder comprarme una que tiene una lámpara y con eso voy a andar bien", comenta, entusiasta.

A Cristian Alonso, de 24 años, los libros sonoros le permiten avanzar en sus estudios de abogacía. Sin embargo, a menudo requiere de la ayuda de alguien que le lea otro tipo de materiales que no consigue aún en la biblioteca parlante. También debe grabar obligatoriamente las clases para poder tener un registro de cada cátedra.

"Yo estoy muy bien en esta Facultad (de Derecho) y he sentido mucho apoyo de los profesores, esto me alienta a seguir. Como cualquier chico soñé con ser aviador o camionero y la discapacidad me hizo resignar esto, pero siento que el estudio me da una oportunidad única, porque siento que está en mí el llegar a ser alguien. Siento que la Facultad me da la 'oportunidad' aunque sea para fracasar".

Notas asociadas: Una deuda que la universidad busca saldar: integrar a los alumnos especiales

Notas asociadas: Una deuda que la universidad busca saldar: integrar a los alumnos especiales


Comentarios


Llegar primero para poder leer los labios