Llevó la bandera mapuche junto a la argentina

Ejemplo de respeto a la diversidad cultural en una escuela neuquina.La alumna con mejor promedio lo pidió, y la autorizaron.Muchos de sus compañeros tienen la misma ascendencia que ella.



NEUQUEN (AN).- Mientras en Centenario y Vista Alegre una mayoría de directores se resiste a dejar de lado una norma discriminatoria, en la escuela 195 de Neuquén la abanderada de la primaria portó la bandera mapuche durante los actos escolares de 2.000. La insignia enarbolada por los pueblos originarios estuvo presente en las actividades escolares junto al pabellón nacional, lo que fue calificado por la directora, Zunilda Chávez, como un gesto de respeto a la diversidad cultural.

El acto de fin de curso fue especial este fin de año, como la mayoría de las actividades escolares oficiales de la primaria 195. Fueron entregadas dos banderas: la argentina para el alumno de sexto que continuará con la tradición de portar el pabellón nacional, y la mapuche que el año pasado trajo a la escuela la alumna que resultó tener el mejor promedio, y que el año próximo llevará una niña de tercer grado.

“Todo comenzó el año pasado cuando se hablaba a fines de 1.999 de la famosa resolución del Consejo Provincial de Educación que discriminaba a los extranjeros para que llevaran la bandera”, recordó la directora. Explicó que tras el revuelo provincial y con la aprobación de las autoridades educativas, en una reunión con las maestras se decidió otorgar el pabellón nacional a quien le correspondiera por sus notas y merecimientos, sin distinción de origen.

El emblema recayó sobre Ailiñ Carimán, una niña que hizo toda su primaria en esa escuela con notas sobresalientes. Es de origen chilena y ascendencia mapuche.

Pero la alumna le dijo a las maestras que no podría llevar el pabellón nacional, sino que prefería portar la bandera mapuche. La situación derivó en una reunión con los padres de Ailiñ en la cual la dirección y los maestros llegaron a una solución salomónica: el primer escolta sería el abanderado que portaría el pabellón nacional en todos los actos, y Ailiñ llevaría la bandera del pueblo mapuche.

“Me hacían preguntas de por qué no llevaba la bandera argentina. Yo les dije que si mi bandera no era representada, no podía llevarla”, dijo Ailiñ. Después vinieron los interrogatorios de sus compañeros sobre qué significaban los colores y los dibujos de la extraña insignia multicolor que estaba junto al pabellón argentino en los actos escolares. Ailiñ comenzó desenvuelta la descripción sobre los telares de las mujeres representadas en la bandera, de la zona que corresponde al cielo, del verde de la naturaleza y de la franja roja “que representa la sangre roja de nuestros antepasados”; de la luna, las estrellas y “los astros”, del cultrum que representa a la tierra y las patas del choique y los cuatro puntos cardinales.

La directora explicó que a la escuela van muchos chicos de origen mapuche, algunos de los cuales -como Ailiñ- integran un grupo de familias empeñados en recuperar y mantener su identidad, aunque “siempre lo profesan fuera de la escuela, no habíamos tenido el caso de que lo expresaran también adentro de la escuela”.

La escuela 195 está ubicada en Cordón Colón, un barrio carenciado que nació al calor de la toma de tierras fiscales y en el que golpea la desocupación.

Chávez aseguró que la decisión escolar de aceptar el paso de la bandera mapuche como parte de la diversidad escolar dentro del establecimiento “tiene que ver con la convivencia con la comunidad: aquí se tiene relación con la comisión vecinal y las problemáticas del barrio, con el centro de salud, con los problemas de desocupación. Este gesto sólo fue un aspecto más en toda esta convivencia”, aseguró.

“Los chicos deben gozar de todos sus derechos donde estén”

NEUQUEN (AN).- Los padres de Ailiñ, la abanderada mapuche en la escuela 195, integran el equipo de educación Mapuche que busca “mantener nuestra identidad y lenguaje dentro de la ciudad”, explicó Fresia Mellico.

La mujer dijo que su hija, además de la escolarización tradicional, asiste a clases de idioma mapuche y participa de actividades culturales comunitarias, que corresponden al traspaso del legado ancestral de su pueblo; como del recibimiento del año nuevo en junio, explicó.

Por ello cuando en la escuela le ofrecieron que portara la bandera argentina, esta formación “paralela” se conjugó con la escolarización tradicional.

“Fue muy importante la apertura de la escuela: nosotros intentamos inculcarles a nuestros hijos el reencuentro con sus raíces, el respeto por la diversidad y la naturaleza en la que estamos insertos, pero la figura docente en la escuela tiene mucho poder y por eso la apertura personal que encontramos en la escuela fue muy importante”, reconoció Fresia.

Para que se llevara a cabo este proceso influyó que la maestra de séptimo grado, Margarita Ñanco, integra también la comunidad mapuche y que muchos maestros coincidieran con la postura abierta que ostenta la dirección escolar. “Creo que se vivió la verdadera integración que debe haber, son actitudes que voltean fronteras y que no es común lamentablemente en otras escuelas”, opinó el maestro Héctor Castillo.

La titular del establecimiento, Zunilda Chávez, destacó que “todos los actos se han centrado en la realidad de nuestra escuela.

La docente no recuerda si fueron sus propias palabras o si las rescató de otro escrito, pero cuando habló en el acto de entrega de diplomas y de bandera en el que se institucionalizó la existencia de una abanderada mapuche, recordó que “todos somos iguales ante la ley y los chicos no tienen otra posibilidad que la de acompañar a sus mayores en el lugar donde estén, y es en ese lugar donde deben gozar de todos sus derechos”.


Comentarios


Llevó la bandera mapuche junto a la argentina