Lo buscó siempre, pero se encontró con Trípodi

Dejó pasar una buena oportunidad camino al título.



#

fútbol de afa

FBaires

La Lepra intentó por todos lados, pero no pudo ganar en casa. Lo único positivo es que mantuvo el invicto.

Newell’s hizo más méritos que Quilmes para quedarse con la victoria, pero se encontró con un sólido Emanuel Trípodi y empató 0-0, un resultado que le sirvió para mantener el invicto, pero no para dar un paso firme rumbo al título del torneo Inicial.

Si bien no tuvo la claridad y la precisión en la puntada final, la Lepra, en especial en el segundo tiempo, puso a su rival contra su arco, pero no lo pudo quebrar.

El remate de Facundo Diz por arriba del travesaño a los 30 segundos fue la carta de presentación del Cervecero en el cotejo y le demostró a Newell’s que no se iba a refugiar cerca de Trípodi.

Los rosarinos manejaron en mayor proporción la pelota, pero no consiguieron entrarle con claridad a la firme defensa visitante. Por esta razón, Newell’s apostó a los remates desde fuera del área. Y estuvo cerca, gracias a los violentos disparos de sus hombres. A los 13, Trípodi se lució frente a un remate de Scocco y, a los 17, el 1 le sacó un terrible bombazo desde lejos a Gabriel Heinze.

Recién pisando la media hora, Quilmes volvió a acercarse al área rosarina y, a los 41, Nahuel Guzmán le sacó un tiro cruzado a Díaz, quien un minuto más tarde se lo iba a perder desde dentro del área, luego de un rebote que dio arquero, tras centro de Sebastián Romero.

En el complemento, Newell’s de nuevo monopolizó el balón y la visita se tiró muy atrás. Le dejó el campo y la pelota al equipo del Tata Martino, que a los 13 respondió con Maximiliano Rodríguez, quien definió por arriba de Trípodi, pero el arquero, de gran reacción, la mandó al córner.

Los minutos pasaban y el local insistía. A los 23, el anfitrión dispuso de su chance más clara. Fabián Muñoz desbordó por derecha, tiró el centro y Trípodi cortó justo ante Rodríguez. El rebote lo recibió Pablo Pérez, quien remató, pero la figura de la cancha se lució una vez más valiéndose de un manotazo.

El visitante estaba decidido a defender el punto como fuera y en los últimos minutos resignó el ataque. Newell’s se descontroló, no tuvo ideas para llegar al gol y llenó de centros el área de Trípodi, pero fue imposible.


Comentarios


Lo buscó siempre, pero se encontró con Trípodi