Lo condenaron por falsear fechas de vencimiento

Sio Son Li, dueño de un supermercado en Bariloche, fue condenado a tres años en suspenso y trabajos comunitarios



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- En decisión dividida, los jueces de la Cámara Primera del Crimen le impusieron tres años de prisión en suspenso al propietario de los supermercados "La Victoria", Sio Son Li, de 43 años, por poner a la venta productos alimenticios con fecha vencida, disimulando su carácter nocivo. También le impusieron pautas de conducta, y dos años de trabajos comunitarios en beneficio de comedores escolares.

Uno de los jueces había propuesto que la condena fuera de cumplimiento efectivo, pero los otros consideraron innecesaria o exagerada la medida, ya que el imputado carece de antecedentes.

Los jueces, en cambio, resolvieron absolver en forma unánime al ex empleado de Li, Valentín Gaminao, de 37 años, quien debió responder en el juicio por las mismas acusaciones, referidas a que recortaban o borraban la fecha de vencimiento de los productos alimenticios y le estampaban una nueva fecha.

La acusación en contra de los imputados se apoyó en el testimonio puntual de un ex empleado de Li, en el secuestro de cerca de 4 mil kilos de mercadería -más de un tercio era agua mineral- sin fecha de vencimiento o ven

cida, y de elementos sospechosos, como 16 sellos de goma, tinta, almohadillas, alcohol, hisopos y quitaesmalte, que se habrían utilizado para realizar la adulteración.

El comercio de Li había sido multado en 19 oportunidades por los inspectores municipales, alguno de los productos secuestrados detentaban un PH superior al permitido por el Código Alimentario, las empresas proveedoras informaron sobre las características de sus sellos fechadores, y el fiscal consideró que algunas adulteraciones habían sido realizadas con los sellos apócrifos secuestrados.

El principal imputado atribuyó la denuncia y el allanamiento a una discusión que había mantenido con un empleado, con quien cortó la relación laboral porque le habría dicho a su esposa que le era infiel. Negó esa acusación, y también haber adulterado fechas de vencimiento en los alimentos.

Expuso que el 80 por ciento de la mercadería que vende puede devolverla a sus proveedores, y minimizó la cifra del secuestro, frente a los 20 o 30 mil pesos de vent diaria que registraban sus dos comercios.

Empleados y ex empleados de Li negaron que en sus establecimientos se pusieran a la venta productos vencidos, pero el fiscal Carlos López consideró que los dichos estaban "contaminados por la relación de dependencia con el imputado". También descalificó a las peritos de parte contratadas por la defensa, argumentando que carecían de "la objetividad necesaria", dijo que los acusados "al mutar las fechas disimulaban dolosamente su peligrosidad", y pidió 3 años y medio de prisión efectiva para Li y 3 años en suspenso para Gaminao.

La defensa de los imputados reivindicó el trabajo profesional de las peritos de parte, expuso que sólo una lata de tomate tenía el PH modificado, pero podía consumirse, y que no existía denuncia de ningún cliente contaminado. También sostuvo que no se había acreditado el dolo, que los productos secuestrados no estaban a la venta, y que habían perseguido a su cliente por ser chino.

Al redactar el primer voto, el juez Alejandro Ramos Mejía entendió que se había probado con certeza el reproche, que había concordancia entre la denuncia del ex empleado y los objetos secuestrados con fecha adulterada.

El magistrado solicitó la absolución de Gaminao, por considerar que había actuado para evitar un mal mayor e inminente al que había sido extraño, y 3 años de prisión efectiva para Li, señalando que tenía "proclividad a la transgresión y a la infracción" y contaba "con una situación desahogada que torna incomprensibles las maniobras realizadas".

Los jueces Alfonso Pavone y Marcelo Barrutia acordaron con el voto de su colega, pero votaron para que la pena fuera condicional.


Comentarios


Lo condenaron por falsear fechas de vencimiento