Lo mejor del rock se mudará a Neuquén

Entre agosto y setiembre se realizará un "gran festival" del sur. En dos días, llegarán seis de las bandas más importantes del país. Vendrá un grupo internacional. Será en un predio para 12.000 personas.



#

El último disco de Los Tipitos lo produjo Pop Art. En Neuquén tiene muchos fans. ¿Habrá que ponerse el "pijama"? Bersuit es una de las posibilidades.

“Si lo de (Andrés) Calamaro estuvo bárbaro, imaginate lo que va a ser ese festival”. La voz del otro lado del tubo suena ajada, pero por la emoción. Hay un cóctel de ansiedad que fluye inquieto por el cable telefónico. “Queremos que Neuquén sea la capital patagónica del rock”, repican las frases.

El halo de Andrés Calamaro aún deambula por los rincones del club Independiente. Para sus fans estar ante El Salmón, tras once años de ausencia, fue lo que para un católico ortodoxo ver llorar a la virgen. Una mueca que cuando acaba deja un delicioso vacío. Para otros, muchos otros, significó la posibilidad de presenciar un recital único, por artista, clima y montaje. Un show que costó varias decenas de miles de dólares.

Para la productora que provocó el ansiado (y ansioso) desembarco del resucitado Cantante fue la prueba piloto para encarar un desafío que suena más pretensioso. Dicen y juran desde “Mq2 Group”, la firma en cuestión, que entre agosto y septiembre la capital neuquina será epicentro de un festival roquero que hará vibrar la tierra.

El compromiso que consiguió Diego De Iraola, uno de los propietarios de la empresa neuquina, es que mientras asoma la primavera la poderosa Pop Art aterrizará con seis de las bandas más importantes que representa y con un grupo extranjero de los que pisan fuerte en Latinoamérica. “Lo que buscamos es que el festival sea de nivel internacional, con un montaje similar o mejor al que se vio en el recital de Calamaro”, señaló De Iraola.

Lo concreto es que Pop Art, ahora rebautizada “T4ftimeforfun” desde que capitales brasileños de hicieron de una parte de la firma, tiene pensado comenzar a posicionarse en el sur. Y los ojos de la empresa se posaron en Neuquén.

Pop Art organiza todos los años, junto con la marca de cerveza que invita al encuentro, cinco grandes festivales: en Buenos Aires, que larga el 30 de este mes con Ozzy Osbourne (y del que ayer se bajó Lenny Kravitz), en Rosario, Mendoza, San Juan y el norte del país.

Así, el único casillero que les restaría ocupar está en la Patagonia. “Lo que buscamos es que sea el primer gran festival del norte del país”.

Si todo sale como lo cranearon sus hacedores, la movida se extenderá durante dos días de fiesta y sicodelia. De entrada se pensó en el estadio Ruca Che para albergar al pueblo roquero, pero finalmente se buscará un predio a cielo abierto donde puedan saltar y “poguear” no menos de doce mil personas.

Si bien varios son los modelos de festivales que están en carpeta, el mendocino parece ser el que más cierra.

Allí, el año pasado fueron dos jornadas sin descanso: día 1 con una banda local, La Mancha de Rolando, Kapanga y Los Piojos; el día 2 otro grupo de la zona vinera, Los Tipitos, Las Pelotas y Bersuit.

Lo que seduce en “Mq2 Group” es la idea de que las bandas locales sientan de cerca la adrenalina que generan esos a los que sólo ven en las revistas.

Lo que aún no se confirmó es quién será el mayor auspiciante, aunque “varios son las interesados”, insistió De Iraola. Además, para ir calentando la maquinaria, antes del festival llegará a Neuquén Rata Blanca.

 

SEBASTIÁN BUSADER


Comentarios


Lo mejor del rock se mudará a Neuquén