Lo mismo de siempre: tras la vergüenza, nadie asume las culpas

El club dice que obró por recomendación de la Policía.





Archivo

Los policías que estaban en la tribuna no pudieron evitar los incidentes que iniciaron los hinchas de Cipolletti.

CIPOLLETTI (AC).- Cuando se combina la falta de previsión con malas decisiones, el resultado indefectible será algo malo. Eso fue lo que sucedió en la Visera de Cemento el domingo. Una situación que puede traer graves consecuencias para el futuro porque en el Consejo Federal tienen bien presentes los antecedentes de violencia que hubo en los últimos años en la cancha de Cipolletti. La ubicación de la hinchada visitante en un sector de la tribuna popular albinegra fue una decisión que tomó el presidente del club Ricardo Apcarian por recomendación de la Policía, que según él, le garantizó que no habría inconvenientes. El dirigente explicó que la cabecera del pasaje Kleppe está inhabilitada porque aún restan realizar obras para que recupere estabilidad. “Al sacarle los primeros escalones, no tiene estabilidad. No alcanza sólo con hacer una escalera, se necesita una obra más compleja para la puedan habilitar. Se hizo un estudio con arquitectos y estamos trabajando en eso, pero todavía falta”, contó. El dirigente contó que la policía le dio garantía de seguridad y que por eso aceptó la ubicación de la hinchada visitante en ese sector. Ahora el futuro del equipo y del club depende del informe que pase el árbitro y de la resolución del Consejo Federal por otro partido suspendido en la Visera. En marzo del 2005 Cipolletti perdió en los escritorios un partido trascendental ante Aldosivi (piedrazo al arquero Guillermo Álvarez) y recibió una multa de 90 entradas durante tres fechas. En abril del 2010, le dieron por perdido 4-0 el partido ante Estudiantes de Río Cuarto (agresión al línea Walter Lagos) y le aplicaron una multa de 200 entradas por tres partidos. Esos antecedentes son negativos para el Albinegro. Apcarian también se refirió a la agresión que recibió el reportero gráfico Juan José Thomes de La Mañana Cipolletti. Repudió el hecho y dijo que será analizado en Comisión Directiva. Dijo que el agresor no tiene una relación laboral formal con el club pero colabora en la utilería. El presidente dijo no estar al tanto de la identidad de los “hinchas” que iniciaron los disturbios, pero aclaró que le pedirá a la subcomisión un informe y que, “si es necesario”, se volverá a aplicar el derecho de admisión. Sobre la “entrega” de entradas a las hinchadas, un mal que aqueja a todas las instituciones del fútbol argentino, Apcarian dijo desconocer si es una práctica que se realiza en el club.

Argentino A


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Lo mismo de siempre: tras la vergüenza, nadie asume las culpas