Lo que hay que saber sobre los alacranes





1
#

2
#

Fernando Miranda, Villa Dolores, Córdoba

La aparición de alacranes y sus eventuales picaduras suelen alarmar a quienes las sufren, pero los ejemplares que habitan en la región no tienen un veneno más potente que el de una abeja o una avispa. En general los alacranes que habitan en la región miden entre 4 y 6,6 centímetros. El nombre proviene del árabe al‘aqrab. El alacrán o escorpión más peligroso que se encuentra en el país es el Tytus trivittatus, cuyo veneno es capaz de matar a un niño o a una persona de edad mayor, pero hasta ahora el lugar más al sur del país en que fue localizado fue en el basurero de Mendoza capital. Su hábitat habitual es el centro del país. “El Bothriurus burmeisteri es el más común de los alacranes que se encuentran en la Patagonia y no es peligroso, salvo que se sea alérgico, como le ocurre a algunas personas con las abejas o las avispas”, explica Julián Tocce, curador de la división Aracnología del Museo Patagónico de Ciencias Naturales, con asiento en Roca. Esos alacranes “son muy comunes en toda la provincia, viven bajo piedras, troncos o cualquier lugar oscuro y son nocturnos” describe. “También el Brachistosternus angustimanus es bastante común, aunque muy difícil de ver, pues construye y vive en cuevas y como todos los escorpiones es nocturno. Es el de mayor tamaño en la provincia. Su color es castaño pálido tirando en algunos casos al amarillo con pequeñas manchas oscuras. No es peligroso, salvo si la persona es alérgica”, sostiene Tocce. Aclara que “estos no son los únicos escorpiones que hay en la provincia”, ya que “hay áreas como en la meseta de Somuncura o Pilcaniyeu donde existen especies endémicas”. Pero todos tienen en común que la ponzoña que poseen no es letal. En los ambientes domésticos carecen de enemigos naturales: lechuzas, búhos, algunos pájaros, culebras. Son cazadores, se alimentan de arañas, cucarachas, grillos y otros insectos, que atrapan con sus pinzas y desmenuzan o para picarlos rápidamente e inyectarle a través del aguijón su veneno paralizante.


Comentarios


Lo que hay que saber sobre los alacranes