Londres pide investigar



La difusión de los datos sobre Irak promovió diferencias en el gobierno de coalición británico. El viceprimer ministro, Nick Clegg, calificó las acusaciones del sitio como “extraordinariamente serias” y dijo que la gente “querrá escuchar una respuesta”. “Cabe lamentar la forma en la que se produjeron estas filtraciones, pero pienso que (...) las acusaciones realizadas son extraordinariamente serias”, declaró Clegg en una entrevista con la televisión BBC One. “Supongo que la administración estadounidense querrá dar su propia respuesta. No nos corresponde decirles cómo hacerlo”, añadió. “Todo lo que dé a entender que las reglas de base de la guerra, de los conflictos y del combate, fueron violadas o que la tortura pudo haber sido tolerada es extremadamente grave y debe ser estudiado”, continuó Clegg.


Comentarios


Londres pide investigar