Los amigos que curan

CIPOLLETTI (AC).- María tenía 15 años y un problema familiar grave para su corta edad. Era necesario ayudarla para que pudiera superarlo pero no era fácil encontrar el camino.

"Cuando empiezo a hacerle la entrevista, a indagar sobre su red social, me doy cuenta de que su amiga, de tan sólo un año más que ella, era la que más la ayudaba", comenzó el relato Alejandra Ramírez.

Este dato, que podría haber pasado desapercibido, le dio la llave para desenredar la madeja. "Todo comenzó a cambiar cuando llamamos a esta amiga y accedió a interceder ante los padres de María para hacer todo el caminito que nos permitiera llegar a ellos".

Pero había más. "En un momento, cuando el desenlace era inevitable su amiga le dijo: 'yo te quiero mucho y en esto te voy a apoyar'. Se abrazaron, lloraron y esa descarga, por simple que parezca, le permitió superar el problema mucho más entera".

Ramírez reconoce que esta niña, que podría haber estado sola como tantos otros jóvenes, tuvo el mejor apoyo en el preciso instante que lo necesitaba porque "no es lo mismo la recuperación de una persona que tiene una red social como factor protector que aquella que no los tiene".

Y concluyó. "La soledad hace estragos en una persona, saca lo peor que todos los humanos tenemos".


Comentarios


Los amigos que curan