Los asesinos serían tres y uno estaría herido 

Los investigadores barajan algunas posibles identidades.

Neuquén apoyó el paro

ROCA y CIPOLLETTI (AR y AC).- Los asesinos del taxistas cipoleño José García serían tres personas, y los investigadores barajan las posibles identidades. Se trataría de dos hombres y una mujer, que tendrían antecedentes y serían adictos a las drogas.

Uno de los jóvenes tendría la pierna derecha herida -que se habría producido cuando cayeron con el auto al canal-, por lo que cojea y tiene el muslo vendado.

Dos de los buscados serían oriundos del Valle, mientras que el restante vendría de la zona de la costa bonaerense.

De todos modos, el paradero de los tres sospechosos es incierto, ya que mientras unos dicen que aún se encontrarían en la región, otros afirman que abandonaron la zona aunque en distintas direcciones.

Se está trabajando también en la venta de pasajes en las empresas de ómnibus, que se realizaron en las últimas horas.

Algunos estiman que al menos uno de los jóvenes habría escapado rumbo al sur, mientras que la mujer se podría encontrar en provincia de Buenos Aires.

El hecho de que una mujer integre el grupo de agresores coincidiría con los dichos de un vecino del lugar donde hallaron el cartel del auto de García. El testigo le aseguró a los investigadores que escuchó voces y gritos entre ellos el que pertenecería a alguna mujer. Es allí donde se cree que fue asesinado a golpes el taxista.

La nueva línea investigativa hace suponer que los sujetos habrían ingresado por la ruta 22 a uno de los caminos rurales, ubicado entre Cipolletti y Fernández Oro. Desde allí habrían accedido al otro acceso donde presuntamente asesinaron al taxista. Esto descartaría la hipótesis de que los agresores habrían ingresado a Allen con el Fiat Duna.

Ayer cerca del mediodía, se recibió un testimonio en los Tribunales de Roca. El testigo conocería a las personas que son buscadas intensamente por la policía rionegrina. Incluso mencionó que uno de ellos dijo «pusimos a un taxista».

De todos modos, no trascendió si brindó algunos datos sobre el posible paradero de los sospechosos.

Las personas buscadas son las mismas que habrían dejado minutos antes de la llegada de la policía, la vivienda allanada el miércoles en el barrio Belgrano de Roca.

En esa casa no vivirían habitualmente, y sólo habrían llegado hasta ella para refugiarse de la policía. «Es una vivienda que fue allanada hace cerca de un mes por unos robos en Roca. Además, hay un tráfico de gente casi permanente, y en muchos casos son de otras provincias», aseguró una fuente cercana a la investigación.

Allí se encontró un cigarrillo de marihuana y otros elementos que fueron enviados a Criminalística, para que se efectúen las pericias correspondientes.

La adicción a las drogas que sufrirían los prófugos también cierra en la hipótesis de que sólo bajo los efectos de estupefacientes pudieron haber asesinado a golpes y con mucha saña al chofer cipoleño. Si se le suman las latas de cervezas halladas en la zona, esa adicción se habría potenciado con el alcohol.

Las latas fueron halladas en el lugar donde apareció el cartel, y en el pequeño canal donde quedó abandonado el auto de García.

De todos modos, no se descartan otras líneas investigativas, aunque la más fuerte que suena es el robo.

El hijo del taxista asesinado, y propietario del Fiat Duna que manejaba, reveló a los investigadores que su padre llevaba una billetera tipo «distribuidores», que todavía no fue hallada..

Ayer los investigadores analizaron las pruebas reunidas, por lo que no se llevaron a cabo allanamientos. 

El móvil habría sido el robo

CIPOLLETTI y ROCA (AC y AR).- El móvil del crimen habría sido el robo. Los investigadores alimentan esta sospecha no sólo en base a la nueva pista que surgió desde Roca, sino también en el testimonio del hijo mayor de la víctima.

Santiago (26), aseguró que su padre utilizaba una billetera para trabajar, elemento que aún no pudo ser localizado.

El joven -«tachero» a su vez y dueño del Fiat Duna que manejaba García- declaró en la comisaría de Fernández Oro el pasado miércoles. Según trascendió, Santiago habría expresado que su padre no tenía problemas con nadie, disipando así la posibilidad de algún «ajuste de cuentas».

No obstante, al confirmar que la víctima utilizaba una billetera (como las que emplean los distribuidores) se alimentó la hipótesis de que la intención de los sujetos habría sido robarle al taxista el dinero que tenía de la recaudación del día.

Quizás por algún intento de resistencia por parte de la víctima la situación habría derivado en una fatal golpiza.

Ayer los efectivos siguieron trabajando las diversas hipótesis que van surgiendo de la investigación, a pesar de que los datos obtenidos en Roca otorgaron una luz de esperanza para llegar a los asesinos (ver nota central).

Trascendió que por la mañana también se estuvo investigando a quienes tienen el beneficio de extramuros en la alcaidía de Roca.

Además, se profundizó la búsqueda en personas con antecedentes policiales en la región.

Personal de las comisarías de Cipolletti (incluyendo la brigada de la Unidad judicial), de Fernández Oro, Allen y Roca, siguen trabajando en este caso que conmovió a la comunidad el pasado lunes.

Los efectivos de Cipolletti continúan buscando datos que permitan reconstruir el momento inicial de esta fatídica historia. Si bien García alcanzó a informar a la base que salía desde el casino, todavía no está confirmado en qué lugar preciso levantó a los pasajeros y cuántos eran.

Un dato lo aportó un taxista que dijo que esa noche vio a un grupo de sujetos sospechosos en inmediaciones de la disco ubicada cerca del peaje. El testigo le habría revelado a la policía que como los individuos no le parecieron confiables, no los levantó. En esta línea de investigación, se trata de dilucidar si fue García quien levantó a estos supuestos pasajeros.

En Fernández Oro, lugar donde se centralizó la investigación, se siguen haciendo rastrillajes por los alrededores y tratando de hilvanar datos que conlleven a pistas seguras. Los uniformados de Allen y Roca colaboran en este sentido.

Una huella, una pisada y una zapatilla que coinciden

ROCA y CIPOLLETTI (AR y AC).- Una serie de elementos parece indicar que los investigadores van por la buena senda. En el auto se encontró una pisada en el torpedo del Fiat Duna. Sería cuando uno de los asesinos salió del auto, tras intentar embocar el frágil puente del camino rural.

La huella tiene muchas similitudes con las pisadas que fueron encontradas en los alrededores, y que en un momento se pierden porque el terreno se pone más pedregoso.

Pero además, una de las zapatillas secuestradas en el allanamiento que se llevó a cabo en la vivienda del barrio Belgrano de Roca, también coincidiría con el tamaño de las pisadas y con el dibujo de la suela. «Si bien esto no es una prueba contundente, tal vez sirve para orientar la búsqueda, y creo que vamos por el buen camino», dijo un investigador que no ocultó su optimismo.

Por otra parte, se informó que del Fiat Duna se pudo rescatar sólo una huella que pueda ser comparable con otras. También resultó alentador este resultado. Mientras tanto, se sigue esperando el resultado de las latas de cervezas que se encontraron en las cercanías del cartel abandonado del taxi, y cerca de donde quedó el Duna.

Esto podría establecer si los asesinos fueron quienes las consumieron. El otro interrogante es si las llevaban consigo antes de abordar el taxi, o si pararon en algún lugar a buscarlas.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora