Proponen eximir a la Patagonia del impuesto al GNC

La senadora García Larraburu impulsó un proyecto de ley para bajar el precio del suministro que subió un 80% en los últimos meses.



1
#

En las estaciones cada vez se carga menos por los precios.(Foto: Archivo )

2
#

Los nuevos cuadros tarifarios asignan a la región patagónica un costo de gas que es de lo más caros en el país. (Foto: Archivo )

Alarma por un nuevo aumento del GNC

“En crisis terminal. De esta forma, la Cámara de Expendedores de Neuquén y Río Negro describió la situación de la actividad del GNC, luego de un tercer aumento en menos de dos meses que lleva el costo del gas natural comprimido a los 9,95 pesos.

El presidente de la cámara, Marcelo Pirri, y el secretario Carlos Pinto manifestaron que los nuevos cuadros tarifarios “asignan a la región patagónica un costo de gas que es de lo más caros en el país, a pesar de situarnos en una zona productora”.

A su vez, destacaron, en la Patagonia, el GNC es el único combustible que sigue pagando el ITC, “con lo cual debe enfrentar condiciones impositivas desiguales” y remarcaron que la totalidad de los costos no pueden ser trasladados al surtidor “porque el producto GNC dejaría de ser una opción para los usuarios, por lo que algunos expendedores trabajan al costo y otros a pérdida”.

En la solicitada que dirigen a los gobernadores y legisladores, señalan que ya cerró una estación que funcionaba desde hace 26 años “y en los próximos meses cerrarán otras si no se implementan medidas urgentes”.

“Cada cierre implica cerrar una pyme, desaprovechar las inversiones que cada una realizó, significa privarnos del uso del combustible más barato y ecológico de los últimos 26 años, significa castigar a usuarios, turistas y lo más importante, perder fuentes de trabajo”, aseguraron.

Días atrás, la senadora Silvina García Larraburu presentó un proyecto de ley para quitar el impuesto al Gas Natural Comprimido (GNC) en la Patagonia para paliar la crisis en la región.


El atractivo negocio del GNC tuvo dos contundentes golpes en los últimos meses. La quita de parte del ITC (Impuesto a la Transferencia de los Combustibles) a los combustibles líquidos y el aumento en el precio del gas, sumado a la presión de los costos operativos como el servicio eléctrico y los salarios, puso en la cornisa a las boca de expendio del sector. El detonante fue el cierre de una estación de la capital neuquina, algo que advirtieron podría tener un efecto dominó.

La Cámara de Expendedores de Expendedores de Combustibles de Neuquén y Río Negro (Cecnern) se reunió por el tema y resolvió convocar a los gobernadores de ambas provincias y elevar un pedido a los senadores Miguel Pichetto y Guillermo Pereyra para impulsen una medida similar a la votada para la reducción de los precios de los combustibles en la región.

Si bien el encuentro fue convocado para analizar los recortes en el suministro de GNC que ordenó el ministerio de Energía (ver aparte), la discusión derivó en los problemas que arrastra el desde hace tiempo el sector. Por ejemplo que aún estando radicado en una zona hidrocarburífera el gas a las empresas productoras se paga más caro que en Buenos Aires.

“Los empresarios no saben si pagar la factura del gas, la de la electricidad o pagarle el salario a sus empleados”, graficó Carlos Pinto, representante de la Cámara.

El sector, que cuenta con 39 bocas de expendio en ambas provincias, acumula una pérdida de competitividad respecto de los combustibles líquidos que no solo complica a los expendedores sino también a los talleres que colocan los equipos de GNC.

El valor del metro cúbico aumentó un 80% en apenas cinco meses. En enero costaba 4,99 pesos, mientras que ayer ya trepaba a los 9 pesos. La quita de parte del ITC a los combustibles líquidos, aplicada desde diciembre del año pasado, achicó la brecha y en la actualidad el litro de nafta súper cuesta 4,5 pesos más (13,49 pesos).

“Históricamente el gas fue un combustible apuntado a los sectores más humildes o de menos recursos y también para el transporte como el taxi. Pero este aumento acercó las distancias y hace que la gente deje de consumirlo”, dijo Pinto.

El sector reclama medidas urgentes para evitar que otras estaciones terminen cerrando sus puertas. Una de las propuestas surgidas apunta a modificar la estructura impositiva del GNC para volver a recuperar competitividad respecto de las naftas o el gasoil.

“Se suman otras cosas, como el aumento de la energía; las estaciones consumen mucho”,
expresó Carlos Pinto, secretario de la Cecnern.

“Al paso que vamos nos va a convenir volver al combustible porque no es mucha la diferencia y el gas te rompe mucho más el auto”,

explicó Darío Grassi, presidente de la Asociación de Taxis de Neuquén.

Puntos críticos

La mirada del sector

El gas en boca de pozo sale un 13,7% más barato para las de Buenos Aires.

Los combustibles líquidos están exentos del pago de parte del impuesto de transferencia (ITC), pero el GNC no tiene ese mismo beneficio.

Los aumentos de tarifa y la inflación, con su impacto en los salarios del personal, alteraron el esquema de costos.

En números

Datos

“Al paso que vamos nos va a convenir volver al combustible porque no es mucha la diferencia y el gas te rompe mucho más el auto”,
$ 20.000
cuesta colocar un equipo de quinta generación en un auto 0 km. Se necesitan unos diez años para amortizarlo.

Temas

Roca

Comentarios


Proponen eximir a la Patagonia del impuesto al GNC