Los baches, algo común en las calles neuquinas

La comuna pondrá en marcha un plan para arreglarlas.





Los pozos han traído muchos problemas a los automovilistas.

Leonardo Petricio

NEUQUÉN (AN).- Las calles rotas son, sin dudas, uno de los principales motivos de fastidio de los automovilistas que suelen encontrarse con pozos capaces de arruinar una llanta en segundos. En Neuquén, si bien se repararon algunas arterias del oeste de la ciudad, en el centro los baches forman parte del problema general del tránsito que la actual gestión intenta resolver, y prometen mejoras para los próximos meses. “Río Negro” recorrió algunas de las principales calles troncales de la ciudad y detectó baches en tramos de Belgrano (en intersección con Catriel, Chrestia y Colón), Illia (en el cruce con Ameghino, una arteria por donde circulan muchos camiones), Islas Malvinas al 800, Entre Ríos en intersección con Islas Malvinas, Antártida Argentina, Diagonal España, Diagonal 25 de Mayo, Leloir (casi Mendoza), Santa Fe, entre otros lugares. En general, los baches son de un tamaño considerable y esto trae problemas a los automovilistas que tienen que hacer maniobras bruscas para evitarlos, sobre todo si los toma por sorpresa. Lo mismo sucede con los ciclistas y motociclistas. Transitando por las calles no se ven cuadrillas trabajando, no obstante, el subsecretario de Obras Públicas de la municipalidad de Neuquén, Guillermo Monzani, adelantó que el municipio capitalino pondrá en marcha durante los próximos días un plan especial para bachear 2.500 metros cuadrados de pavimento rígido de la ciudad. Obras en el casco céntrico El plan abarcará tareas de reparación en el casco céntrico delimitado por las calles Antártida Argentina hasta Richeri y Entre Ríos hasta Chaneton, incluyendo también mejoras en arterias troncales como Collón Cura y Obreros Argentinos. En total se dispondrán de 2500 metros cuadrados de pavimento rígido, los cuales demandarán una inversión de 260.000 pesos y un plazo de ejecución de dos meses. Según dijo Monzani, las reparaciones demoran alrededor de quince días por bache, porque se trata de un pavimento de tipo rígido que es más complejo a la hora de hacer las reparaciones. Al respecto, el funcionario aseguró que “es una cuestión de vida útil” del asfalto. Y resaltó que “en el área centro de la ciudad los pavimentos rígidos ya han dado todo lo que tienen que dar porque tienen como 45 años”. Monzani prometió que durante los próximos días el municipio comenzará con el plan de mejoras en “baches de entre uno y dos metros cuadrados que pegan en las ruedas de los autos”, y agregó que se trata de “un tema de fondo, porque antes habría que mejorar el sistema de agua y el sistema de cloacas, ya que eso va de la mano de la vida de los pavimentos”.


Comentarios


Los baches, algo común en las calles neuquinas