Los “boliches” de Regina, entre la queja y la excepción 1-4-03



VILLA REGINA (AVR).- Desde hace varios años la situación de los boliches bailables y confiterías es un tema de debate recurrente entre los reginenses, con posiciones encontradas sobre qué medidas aplicar para regular su funcionamiento. La polémica resurge siempre, a raíz de las quejas de los vecinos por las molestias que estos lugares de esparcimiento nocturno generan con su actividad. Los ruidos molestos y el desorden que causan alteran el descanso de quienes viven en los alrededores. En los últimos meses las discusiones en torno a esta situación fueron casi una constante a partir de la habilitación por la vía de excepción del legislativo municipal, de un local bailable ubicado en pleno centro reginense, pese a que las ordenanzas no permiten la radicación en ese lugar. Del mismo modo se generó polémica por las multas impuestas a las confiterías debido a las presentaciones de números en vivo, y continuó hasta hace pocas semanas por la clausura de otra confitería y por los ruidos molestos. Lo cierto es que la municipalidad cuenta con la ordenanza 102/97 que regula los lugares habilitados para la radicación de los locales bailables, su funcionamiento, y las condiciones edilicias que deben reunir para ser habilitados. A excepción de uno solo de los boliches, que fue habilitado el año pasado por la vía de excepción, los restantes tienen “un derecho adquirido” porque ya estaban antes de la sanción de la ordenanza en 1997. Para los propietarios de confiterías y locales bailables, las normas municipales deben adecuarse para que no se mantenga la situación de irregularidad en la que se encuentran actualmente, aunque cuenten con la habilitación correspondiente. Pero del mismo modo señalaron que las normas deben aplicarse a rajatabla para que no exista competencia desleal. Por su lado el secretario de Gobierno y Acción Social de la Comuna, Luciano Garrido, sostuvo que la regulación de los boliches y confiterías “está en manos del Concejo que debe establecer las pautas a través de una ordenanza. El ejecutivo tiene injerencia en lo que hace a las inspecciones para que las normas se cumplan”. Precisamente el Ejecutivo elevó en julio de año pasado una propuesta para el reordenamiento de los boliches y confiterías. Por su lado los concejales María Rosa Pulgini (UCR) y Luis Valgoi (PJ), destacaron que se está trabajando con una ordenanza que en principio regulará sobre los ruidos molestos, pero también se prevé avanzar con otros proyectos legislativos para tratar de reordenar la situación. “Los dueños de boliches y confiterías piden que se sanciones ordenanzas a medida, y es algo que no se puede hacer. Tenemos que sancionar ordenanzas que sean de cumplimiento obligatorio para todos y que establezca nuevas pautas de funcionamiento de aquí en adelante y a las que todos deben adherir para no generar molestias hacia el resto de la comunidad” coincidieron en señalar los ediles.


Comentarios


Los "boliches" de Regina, entre la queja y la excepción 1-4-03