Los caminos de la Línea Sur sólo muestran abandono y deterioro

Pozos, grandes piedras sueltas y rotura de autos son una constante en las rutas

INGENIERO JACOBACCI (AJ).- El estado de las rutas de la Región Sur rionegrina es calamitoso. El abandono al que fueron sometidas dificulta el tránsito y representa una amenaza para los autos que allí circulan. Y, mientras los organismos encargados de mantenerlas culpan a la gran sequía y el viento, los automovilistas afirman que no son cuidadas como corresponde y se consideran en desventaja respecto a quienes transitan sobre asfalto "Pagamos los mismos impuestos y tenemos rutas de tierra por las que casi no se puede transitar. Los vehículos sufren un gran deterioro, cuando no es una cubierta es un elástico, el tanque de combustible u otra cosa", sostuvo indignado el conductor de un camión que semanalmente transporta productor lácteos a distintas localidades de la zona Si bien la ruta nacional 23 se encuentra muy deteriorada a lo largo de sus 600 kilómetros de recorrido, en peor estado están las provinciales. Tanto el tramo de tierra de la ruta 6-que une La Esperanza con el límite con Chubut, en las cercanías de El Maitén-,como los 62 kilómetros de la 8, entre La Esperanza y Los Menucos, se encuentran practicamente intransitables para vehículos chicos En el sector de la 6, entre Jacobacci y El Maitén, el abandono lleva varios años y las pie

dras, serrucho, pozos y cortes son una constante. Entre Jacobacci y La Esperanza el panorama es similar, aunque se le agregan algunos guadales -colchones de arena- entre la laguna Carrilauquen y la "Bajada del Inglés". En este sector los arreglos realizados el año pasado por Viarse en el profundo corte de la zona del Llao Llao, sólo duraron unos pocos meses. Las lluvias y nevadas del invierno volvieron a destroza la calzada.

Las grandes piedras que asoman -hasta 20 centímetros sobre la calzada-, el serrucho y los pozos están causando innumerables destrozos en los vehículos que circulan por la ruta 8. El sector que representa mayor peligro se encuentra a unos 20 kilómetros al norte de Los Menucos. Allí, en la cima de una subida y a lo ancho de la calzada, las puntas de grandes piedras que parecen brotar del suelo se han quedado con pedazos de caños de escapes y causado roturas de tanques de combustibles, cubiertas y extremos de dirección de vehículos pequeños El mal estado es generalizado en la ruta 23. Y encima coincide con la época de mayor transitabilidad ya que muchos turistas la eligen para unir la Cordillera con el mar. El peor tramo se ubica entre el empalme de la ruta 237 y Jacobacci. Los 54 kilómetros entre Pilcaniyeu y la ruta 237 están practicamente intransitables.


Comentarios


Los caminos de la Línea Sur sólo muestran abandono y deterioro