Los colectivos de la provincia siguen rodando



#

Las unidades sirvieron para enfrentar una crisis de transporte.

NEUQUÉN (AN) - Después de tres años y medio de haber salido a “apagar el incendio” y verlos cotidianamente en las calles, rutas de acceso a la ciudad y enfilados en las paradas de pasajeros del centro, ya se los tiene definitivamente incorporados al paisaje automotor. Pero probablemente pocos distingan que los quince colectivos pintados de azul y blanco, son propiedad de la provincia, aunque tienen carteles en los laterales indicando que son del estado neuquino. Muchos menos se recordará aquél primero de septiembre de 2006 cuando, de apuro y con gran arco de interrogantes por delante, hicieron el debut, levantando pasajeros en el centro neuquino, en Senillosa o en medio de las chacras de Centenario o Plottier. Eso ocurrió tras la caída de Transportes Lanín, que cubría Neuquén-Plottier, y de la decisión de la Empresa Centenario de abandonar el servicio de Plottier. Fue entonces cuando los cero kilómetro azules salieron de los hangares del aeropuerto donde se los tenía guardados y comenzaron a prestar servicio. Expreso Colonia tiene hoy 7 unidades y cubre Centenario, Indalo 6 y cubre Plottier, y Ko Ko 2 colectivos y cubre Senillosa. “Los colectivos siguen siendo propiedad de la provincia, que reciben un canon mensual de aproximadamente 3.200 pesos -en base a una estimación que combina precio del cero kilómetro, tarifa y otros ítems- de cada empresa y se les hace un estricto control de mantenimiento. Con 400.000 kilómetros recorridos presentan un muy buen estado, con el deterioro lógico y el desgaste propio del servicio”, dijo al respecto Luis De Brida, responsable del área Transporte de la provincia. Cada empresa se hace cargo de los gastos de mantenimiento, patente y seguro de las unidades. De Brida, junto a ministros, técnicos de diversas áreas oficiales, el gremio UTA y las empresas mencionadas, instrumentaron el plan de emergencia de septiembre de 2006. “Se logró responder a los requerimientos de la gente porque se contó con aporte y la voluntad de todos los sectores, para ofrecer una solución en ese momento y luego diseñar el esquema en desarrollo actual”, dijo el funcionario. Aquel plan de emergencia, cabe recordar, comenzó cumpliendo el servicio gratis para el pasajero -fue por más de un mes-, con recorridos y frecuencias acotadas y mínimas condiciones generales. En ese programa de urgencia, el gobierno se hizo cargo del gasto de combustible y el costo salarial de los choferes.

Luis García


Comentarios


Los colectivos de la provincia siguen rodando