Los cubanos, ante otra dura batalla: la económica

BAHÍA DE COCHINOS, Cuba (AFP).- La madrugada del 17 de abril de 1961, Gregorio vio al invasor tocar tierra en estas playas del suroeste de Cuba y se “amarró a tiros” por la revolución de Fidel Castro. Hoy, 50 años después, llama “a fajarse” en la batalla decisiva de Raúl: “¡Ahora por los frijoles!”. Con 74 años arriba, “Piti”, como le llaman sus vecinos, trata de narrar sin perder detalle el tiroteo y “corre corre” que se armó allí, a unos pasos de su humilde casa, cuando 1.400 anticastristas entrenados por la CIA comenzaron a desembarcar en Playa Larga y Playa Girón, en Bahía de Cochinos, 200 kilómetros al sureste de La Habana. “Fueron tres días de pura candela: un avión me bombardeó, quedé herido, los mercenarios me agarraron prisionero, con una pistola en la boca me decían: ‘Tú eres de los comunistas de Fidel’”, cuenta Gregorio Moreira, entonces un joven carbonero. Símbolo del fracaso de Washington en derrocar a Fidel Castro, la bahía de aguas turquesas y arena blanca es sitio obligado de turismo revolucionario, que alberga dos hoteles y dos museos y donde en los últimos meses proliferaron pequeños negocios con la reforma económica del presidente Raúl Castro. Orgulloso de haber combatido, Arcadio Gómez se dice a sus 71 años “todavía luchando”. Frente a la casona donde Fidel dirigió las operaciones, a la entrada de la bahía, explica que aprovechó la apertura para poner su “chiringuito” de plomero y ayudarse a vivir con su pensión de 270 pesos (12 dólares). “Muchos han vivido robando: el que vende pizza compra la harina al panadero que se la roba al Estado. Ahora debe pagar impuestos y licencia. Vamos a ver qué sale con Raúl. Hace 50 años el pueblo se botó a defender la revolución, esperemos que la juventud hoy no vaya a fallar”, expresa. Un joven historiador que acaba de ser despedido de una empresa en Playa Larga en el recorte de miles de empleos que incluye la reforma dice esperar que “salga algo que anime a la gente” del VI Congreso del Partido Comunista convocado en la histórica fecha de la invasión, del 17 al 19 de abril. “Tienen que cambiar el modelo. Ahora hay hasta cinco paladares en una cuadra pero ¿con qué dinero vamos a ir? A pesar del descontento por los despidos y la comida cara, si hay otra invasión no lo pienso dos veces, voy a pelear”, dice Javier, de 31 años. Comandada por la CIA, la invasión fue para Cuba la “primera derrota del imperialismo en América Latina” y un desastre para el presidente John F. Kennedy, que heredó el plan y se resistió a último momento a enviar el apoyo aéreo que necesitaban los invasores para tener éxito. “Anuncia Kennedy plan contra Cuba”, dice un periódico de la época exhibido en el museo donde Fidel tuvo su comandancia en el central azucarero Australia. Un teléfono desde el cual dio instrucciones, paracaídas, uniformes y relojes de los invasores y el motor de un B-26 derribado por los revolucionarios testimonian la victoria. Una inmensa valla en Palpite, pueblito a 30 kilómetros de Playa Girón que “estuvo caliente” en la invasión, consigna en letras rojas: “Hasta aquí llegaron los mercenarios”. “No podían pasar de aquí p’abajo. No llegaron peleando sino por el monte, huyéndole a la candela”, relata bajo el letrero Manuel Pérez, que con 92 años trabaja en un huerto y dice tener fuerzas para volver a pelear. Su esposa Juana Varela, de 77 años, dice que sus hijos –una vive en Miami– y hasta ella critican al gobierno “cuando falta la papa (comida)”. “Esto está apretado (duro), una libra de frijoles, por las nubes. Pero a la hora de los mameyes (guerra) aunque hay muchos renegados todo el mundo va a echar bala”, asegura. “Aquí ya no vuelven porque los devolvimos en compota. Fidel sigue siendo el líder y Raúl está al frente poniendo las cosas en orden. Ahora hay que trabajar o el país va al abismo. Combatientes quedamos pocos. ¿Los jóvenes van a echar p’alante?”, reflexiona Gregorio, elevando la voz sobre el sonido del mar.

Isabel Sánchez


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora