Los defensores coincidieron en absolver por la duda



CIPOLLETTI (AC).- Absolución por el beneficio de la duda. Ese fue el pedido de los tres abogados luego de intentar derrumbar la hipótesis de fiscal.

Alejandro Silva, Eves Tejeda y Oscar Pineda coincidieron en que no hay pruebas que con certeza indiquen que sus clientes fueron los autores del homicidio de Suriani.

Silva, teniendo en cuenta que su defendido se autoincriminó, solicitó que si el Tribunal acepta la confesión que se disponga el mínimo en la escala penal: 10 años de prisión. Sin embargo, como los demás, consideró que no hay declaraciones ni pericias que vinculen a su cliente en el hecho. Por eso se sumó en el pedido de absolución por el beneficio de la duda.

Tejeda habló de la “insuficiente y lamentable” investigación que se realizó en el caso. Dijo que los defectos en la instrucción “son gravísimos”.

Pineda dividió su alegato. Comenzó planteando la declaración de inconstitucionalidad del juicio por inobservancia del Código Procesal Penal. Cuestionó el interrogatorio de los jueces. Siguió analizando la prueba, a la que consideró “poco sólida”.

En el caso de Carilao apuntó a las pericias. Dijo que tanto la realizada a un cartucho secuestrado en la casa de su cliente como el estudio efectuado a un rastro de zapatilla determinó “similitud” no correspondencia, hecho que indica menos exactitud.

Expresó que hubo “contradicciones” en la declaración de Luis Maripil, el testigo que involucró a su cliente. Pero no habló nada de otra prueba utilizada por el fiscal: según un testigo Carilao envió a un joven del Puente 83 a buscar a otro para que llevara en su moto a “Mascarita” porque “se había pinchado todo” en la noche del crimen.


Comentarios


Los defensores coincidieron en absolver por la duda