Los demócratas van ganando terreno

La definición por la lucha electoral en Estados Unidos apunta a los tribunales



Washington (DPA).- Después de casi una semana, el conflicto en torno del desenlace de las elecciones presidenciales norteamericanas llegó a donde acaba la mayoría de disputas en Estados Unidos: ante el tribunal.

Ahí lo trasladó el Partido Republicano, por lo que se podría pensar que entre los adeptos del candidato George W. Bush reina algo de desesperación.

Incluso si sus abogados consiguen que hoy el juez federal competente prohíba el recuento manual de votos en el estado de Florida, la imagen difundida hasta ahora en la opinión pública es fatal.

Los demócratas no han de esforzarse mucho para hacer llegar a la gente una interpretación fácil: los republicanos temen el conteo exacto, porque el demócrata Al Gore recibiría la mayoría en Florida y con ello el número de votos necesario en el Colegio Electoral para llegar a la Casa Blanca.

Los republicanos tienen un problema de credibilidad. Hasta la fecha habían advertido ante el uso de la vía judicial y ahora son ellos los primeros en acudir a ella. Su argumento de que el recuento manual abre las puertas a errores humanos y manipulaciones es difícil de trasmitir, porque Bush, como gobernador de Texas, aprobó recientemente una ley similar en caso de que se produzcan dudas en el recuento de votos en su estado.

Expertos juristas no cuentan con que el juez federal declare inválido el recuento manual de votos en el condado de Palm Beach y prohíba el conteo que se ha previsto en el área metropolitana de Miami. Parece como si los demócratas hubieran sido más listos que sus rivales. Su idea es la siguiente: cuentan con que, al examinar las boletas en los distritos eminentemente demócratas, se reconozcan millares de votos para Gore que no fueron procesados por las máquinas lectoras al no estar correctamente perforados.

De ello ha de resultar una mayoría tan clara para Gore que incluso una ventaja para Bush en los votos por correo -que serán recontados el próximo viernes- no sería suficiente para arrebatar la victoria a los demócratas.

Esta perspectiva parece haber arrebatado a Bush y a su gente un poco de la seguridad que han venido mostrando hasta ahora acerca de su victoria. El viernes, la reunión con sus asesores en Austin fue preparada para los fotógrafos de tal manera que parecía casi una sesión en el Despacho Oval.

Recuento manual total en Palm Beach

West Palm Beach, EEUU (EFE).- El condado de Palm Beach, clave para definir quien será el próximo presidente de EEUU, decidió ayer hacer un recuento manual total de los votos al detectarse en una muestra selectiva nuevos votos para el candidato demócrata, Al Gore.

Tras la revisión manual de solo 4.600 votos, que terminó ayer, se detectaron 36 nuevos votos para Gore, y un recuento automatizado total quitó tres al candidato republicano George W. Bush.

La ventaja, extraoficialmente, de Bush sobre Gore se reduce así a apenas 288 votos en todo el estado de Florida, donde está en juego los 25 votos electorales del estado que le daría a uno de los dos candidatos la victoria final para llegar a la Casa Blanca.

En el recuento manual total, que no se sabe cuando será, se esperan que surjan nuevos votos para Gore que fueron ignorados cuando las papeletas fueron contadas de una forma automatizada y computarizada, por tres veces ya.

Pero este recuento total, a mano, así como el de otros tres condados mas, todos en el sureste del estado, depende de una vista judicial que tendrá lugar hoy en un tribunal federal de Miami que estudiará una petición del partido republicano para prohibirlos.


Comentarios


Los demócratas van ganando terreno