Los demócratas ya tienen un JFK para desafiar a George W. Bush

El senador por Massachusetts John F. Kerry triunfaba anoche en los 6 primeros estados que elegían delegados en el "supermartes" y era favorito para ganar los restantes. El aplastante avance habría convencido a su rival John Edwards para retirarse, lo que anunciaría hoy.





WASHINGTON (AP) El senador John Francis Kerry fortaleció ayer su posición para convertirse en el candidato del Partido Demócrata a la presidencia de Estados Unidos, al ganar en otros 6 estados y ser inminente el retiro de su único rival en la contienda.

Las diversas victorias que obtuvo en las primarias de varios estados pusieron en una posición muy problemática a John Edwards, su competidor más cercano. Según dos funcionarios del Partido Demócrata, que hablaron a condición de no ser identificados, Edwards planea anunciar su retiro hoy en Raleigh, Carolina del Norte.

Kerry aplastó a Edwards en Ohio, una victoria importante que podría despejarle finalmente el camino hacia la candidatura demócrata a la presidencia. También ganó las primarias de Nueva York y Rhode Island. Además, Kerry se impuso en los estados de Connecticut, Maryland y Massachusetts, este último del que es senador.

Edwards tenía sus esperanzas depositadas en Ohio para comprobar que su candidatura era fuerte y viable fuera de los estados sureños. El nació en Carolina del Sur y creció en Carolina del Norte. Su estrategia para mantenerse en la contienda era ganar en Ohio, Georgia y Minnesota.

La jornada, calificada como Super Martes en Estados Unidos porque se deciden más de la mitad de los delegados necesarios para lograr la nominación a la presidencia, comenzó con encuestas que daban amplia ventaja a Kerry en los 10 estados que acudían a las urnas. Estas 10 entidades ofrecen 1.151 delegados, más de la mitad de los 2.162 que se necesitan para la nominación.

Los delegados escogerán al candidato final a mediado de año. Kerry llegó a la jornada electoral con 701 delegados, mientras que Edwards llevaba 205.

La sensación de un triunfo inevitable se venía palpitando desde hace varios días. Incluso, el candidato de los demócratas ya había confrontado directamente con el presidente Bush, en vez de hacerlo con Edwards.

En tanto, en el estado de Vermont, el ex precandidato demócrata Howard Dean ganó por primera vez. Dean había sido el puntero en las encuestas antes de que comenzaran las primarias.

Edwards se despide

Los rumores de la decisión de Edwards de abandonar la lucha electoral comenzaron a conocerse mientras éste hablaba a sus partidarios en Atlanta, Georgia. Aunque no se refirió a su estatus en la contienda, sus palabras sonaron como una despedida.

Felicitando a Kerry, Edwards dijo que "El ha realizado una poderosa campaña. Ha sido un enérgico defensor de causas en las que todos nosotros creemos, como más empleos, mejor sistema de salud, un ambiente menos contaminado, un mundo más seguro''. "Esas son las causas de nuestro partido. Esas son las causas de nuestro país, y son las causas que van a prevalecer en las elecciones presidenciales ''.

Edwards, de 50 años, es un político sureño al estilo de Bill Clinton, un moderado de aire juvenil y antecedentes humildes cuyo carisma y apariencia recibieron más atención que sus opiniones políticas.


Comentarios


Los demócratas ya tienen un JFK para desafiar a George W. Bush