Los dinosaurios deben su auge y caída a los asteroides

Uno eliminó a los habitantes del período Triásico. Luego los "dinos" dominaron 135 millones de años.

WASHINGTON- El dominio de los dinosaurios, así como su caída, parece ligado a una colisión de la Tierra con un cometa o un asteroide, de acuerdo con un equipo de investigadores que encontró polvo espacial de 200 millones de años en huellas de dinosaurios y otros fósiles.

Un grupo de científicos, mediante fósiles, huellas y una capa de polvo de iridio, un raro metal hallado con frecuencia en asteroides, llegaron a la conclusión de que un enorme impacto borró de la faz de la Tierra a la mayoría de las criaturas y plantas que habitaban el planeta durante el Período Triásico. Esto allanó el camino para la era de los dinosaurios, en el Período Jurásico, en la misma forma que un asteroide posterior que chocó con la Tierra hizo desaparecer a las gigantescas criaturas y permitió la evolución de los mamíferos.

«Nuestra investigación agrega elementos a la especulación de que hubo un impacto (contra la Tierra) de un cometa o asteroide hace unos 200 millones de años, seguido por un período relativamente rápido que condujo a la era de los dinosaurios en el Período Jurásico», dijo Dennis Kent, profesor de geología en la Universidad Rutgers, en Nueva Jersey.

«Los dinosaurios dominaron entonces la Tierra por los próximos 135 millones de años», agregó. Los dinosaurios, que no enfrentaron la competencia de otros animales de su tamaño, pudieron evolucionar libremente hasta alcanzar proporciones extraordinarias, como el Tiranosaurio Rex, el Velociraptor y otros saurios gigantescos.

Los dinosaurios «reemplazaron a toda una amplia gama de carnívoros que, en su mayoría, estaban emparentados con los emidosaurios (el orden zoológico al que pertenecen los cocodrilos) y otros saurios de gran tamaño», dijo el investigador Paul Olsen, de la Universidad Columbia, en Nueva York.

Olsen dirigió el equipo de científicos cuyos hallazgos aparecen recogidos en la edición del viernes de la revista científica Science.

El equipo de expertos encabezado por Olsen llegó a la conclusión, basándose en huesos fosilizados y huellas de animales de la época estudiada -hallados en más de 80 sitios geológicos- de que sólo tomó unos 50.000 años para que los dinosaurios comenzaran a alcanzar proporciones monstruosas.

Antes del Período Jurásico -en el que proliferaron dinosaurios de gran tamaño- el mayor de estos animales era probablemente del tipo de los Plateosaurios, un saurio de cuello muy largo y sólo dos patas, que se alimentaba de plantas y crecía hasta unos seis metros de largo. Sin embargo, al avanzar el Período Jurásico, carnívoros gigantescos como el Tiranosaurio Rex, que creció hasta más de 12 metros de largo. El Giganotosaurio hallado en Argentina tenía más de 14 metros de largo.

«Estos animales crecieron todo lo que pudieron genéticamente debido a que no tenían competencia: podían comer todo lo que estaba a su alcance sin que otros animales se lo impidieran», dijo Olsen.

Ejemplos vivos de este tipo de posición exclusiva en la escala zoológica son el lagarto de Indonesia llamado Dragón de las Islas Komodo y una criatura similar que vivió en Australia hasta que llegaron los humanoides y los barrieron del planeta. (AFP/Reuters)

Las plantas también cambiaron

Un asteroide también podría haber sido el responsable de un cambio de las plantas, dice el estudio difundido por Science. Este cambio, como el que -según es ampliamente aceptado ahora- afectó la península mexicana de Yucatán hace 65 millones de años. Si ocurrió así, el impacto habría generado una gigantesca nube de polvo y humo que oscureció el sol durante varios siglos, provocando la muerte de todos los animales y plantas que dependen de él.

Una de las pruebas vitales de que hubo un impacto de un asteroide contra la Tierra antes del que condujo a la extinción de los dinosaurios proviene de la existencia de Iridio, uno de los llamados metales raros en la Tabla Periódica de los Elementos Químicos y que abunda en los asteroides. Otra prueba son los fragmentos de rocas que orbitaron el sol, formando un halo de polvo que llegó desde Marte a Júpiter y que ocasionalmente se depositó sobre la Tierra.

«El hallazgo del elemento metálico Iridio, que es común en los objetos espaciales, nos brindó un reloj de tiempo para poder conocer aproximadamente las fechas de los impactos de asteroides y cometas» en la Tierra, dijo Kent.

El grupo utilizó un espectrómetro de masa de alta resolución del laboratorio Christian Koeberl de la Universidad de Viena para detectar trazas de Iridio en capas de material geológico tan antiguo como 200 millones de años.

No obstante, aún no ha podido hallarse es el inmenso cráter que debió haber dejado el asteroide, expresó Paul Olsen, aunque hay lugares que podrían ser candidatos en Australia y Canadá.

«Aún no tenemos un impacto en la estructura del globo terráqueo», dijo, pero precisó que tomaría hasta 15 años poder descubrir el cráter hecho hace 65 millones de años en la península de Yucatán. (AFP/Reuters)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora