“Los enfermeros deben ser oídos”



Anoche estuve , por razones de salud de mi madre, en el hospital Pedro Ecay de Carmen de Patagones. Sala de espera de la guardia: los enfermeros no paran, atienden hasta de a dos o tres enfermos cada uno. No sólo lo vi anoche, sino que también lo observé anteriormente. Me ha tocado ir a las dos de la madrugada con la presión por las nubes. Me han internado en la guardia con un suero y no me han dejado ir hasta que la misma no me bajara.

Quiero agradecerles a ellos la atención recibida en mi persona y en la de mi madre, en especial a Pablo y a Bruno. Toda la noche, hasta la seis de la mañana, con toda dedicación se ocuparon de mi madre.

Además, mi gratitud al doctor Rojas, que se ocupó minuciosamente, entendiendo cuánto mi madre lo necesitaba.

Me llamó la atención el reclamo de los enfermeros en las paredes del hospital. Están estos carteles: “Vivir en la tierra más rica y ver al poder en cerebro$ tan pobre$”, “Los enfermeros del Partido de Patagones estamos en lucha por un ‘sueldo digno’. Nuestra profesión también ¡vale!”, “Sin enfermeros no hay hospital” y “¿Conoce un hospital sin enfermería?”.

La enfermería como la docencia es un arte, requiere una devoción exclusiva. Es el arte y la ciencia del cuidado, se involucran en el bienestar del otro, no bajan nunca la guardia.

Solidarios, responsables y tolerantes. Exijan, como lo están haciendo, lo que les corresponde. Deben ser escuchados.

María Cristina Abbondi

DNI 5.763.623

“La enfermería como la docencia es un arte, requiere una devoción exclusiva. Es el arte y la ciencia del cuidado, se involucran en el bienestar del otro”.

María Cristina Abbondi

DNI 5.763.623

Datos

“La enfermería como la docencia es un arte, requiere una devoción exclusiva. Es el arte y la ciencia del cuidado, se involucran en el bienestar del otro”.

Comentarios


“Los enfermeros deben ser oídos”