Los equipos «rebeldes», en el banquillo de los acusados

LA FIA se reúne en París para analizar el boicot en la prueba

Después del oportuno reconomiento de culpa de Michelin, los siete equipos que utilizan en el Mundial de Fórmula 1 los neumáticos de la casa francesa confían en que la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) se muestre hoy benévola en la audiencia a la que les convocó luego de su «boicot» en el Gran Premio de Estados Unidos.

En la previa a la reunión en París del Consejo Mundial de la FIA, el presidente Max Mosley no descartó la suspensión de una o dos pruebas para los equipos se que se negaron a largar en Indianápolis.

«Existen otras posibilidades, como descuento de puntos o multas», expresó Mosley.

En vista de la inflexibilidad de los frentes y la amenaza de procesos civiles, el perdón general parece casi descartado.

Después de los exabruptos contra Mosley de varios representantes de McLaren, Williams, Renault, Toyota, Sauber, Red Bull, y BAR, los dirigentes «rebeldes» se muestran ahora más moderados o guardan silencio.

Mosley prometió una sentencia justa. «Escucharemos a los representantes de los siete equi-pos, ya que toda historia tiene dos partes. Los miembros del Consejo Mundial provienen de todas las partes del mundo. Adoptarán una decisión justa», aseguró.

La reciente «confesión» de Michelin podría contribuir a suavizar la sanción. El pasado lunes admitieron haber come

tido erro-res y hasta propuso devolver el dinero de las entradas.

«Subestimamos las exigencias a que se iban a ver sometidos los neumáticos en la curva trece de Indianápolis», señaló Pierre Dupasquier.

Las gomas no mostraron ninguna falla general, pero no estaban en condiciones de soportar esas condiciones extremas.

El problema se descubrió cuando el alemán Ralf Schumacher, de Toyota, tuvo un accidente en la curva peraltada del circuito estadounidense a causa de la rotura de un neumático.

Otros pilotos constataron también la existencia de problemas con las gomas. Michelin reconoció entonces que no podía garantizar la seguridad de los pilotos con los compuestos que había facilitado y recomendó no participar de la prueba.

Los afectados propusieron varias soluciones, como poner una «chicana» en la curva más peligrosa, pero la FIA se negó a saltar el reglamento y los equipos Michelin se fueron a boxes después de cumplir la vuelta previa.

En el Gran Premio de Francia, que se disputará el domingo, el alemán Michael Schumacher tendría que contar con mayores dificultades que en Indianápolis, donde ganó una prueba en la que participaron sólo seis autos.

Schumacher, quien fue criticado por algunos pilotos por participar en Indianápolis, pidió clemencia para sus rivales. «Ya fue- ron suficientemente castigados», señaló. (DPA/AR).


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora