Los estafadores recibían ayuda de la Justicia

Se confirmó que alguien de la Justicia de esa provincia les avisó.

NEUQUEN (AN).- El escándalo estalló en noviembre del año pasado, cuando se desbarató una banda que confeccionaba tarjetas de débito "mellizas" con las cuales vaciaba las cuentas bancarias de los damnificados Tres personas fueron detenidas en ese momento pero los líderes, que vivían en Tucumán, escaparon Esa fuga podría derivar en un conflicto entre poderes judiciales: ayer se confirmó que hubo una filtración desde la justicia tucumana para facilitarles la huida.

- "Tomátelas, tenés que borrarte porque vinieron a buscarte de Neuquén. Acabo de hablar con la policía y hay una comisión que viajó para detenerte".

Una frase de ese tipo quedó grabada en una de las escuchas telefónicas registradas por los investigadores El que recibe la advertencia es uno de los que está sindicado como líderes de la organización. El que le pasa el aviso es alguien de la justicia de Tucumán, que las fuentes consultadas por "Río Negro" prefirieron no identificar.

Los antecedentes del caso fueron remitidos al Tribunal Superior de Justicia neuquino, que podría elevar una queja a su par tucumano.

Desde el "jardín de la república", los cabecillas de la banda hacían florecer tarjetas de débito "mellizas" de todo el país Sólo en Neuquén la investigación de la fiscalía de Delitos Complejos llegó lo suficientemente lejos como para desbaratar la maniobra.

"Río Negro" informó con amplitud sobre la estafa en noviembre del año pasado, cuando fueron detenidas tres personas por su presunta participación. Ayer el tema fue reflotado por la radio LU5, que consultó sobre el tema al juez Daniel Geloni.

Según otras fuentes judiciales que dialogaron con "Río Negro", la maniobra era relativamente sencilla. Cada vez que un usuario de tarjeta de débito realizaba una compra, e introducía su P.I.N. (clave secreta de identificación) en el P.O.S. (la terminal que tienen los comercios), un empleado desleal observaba los cuatro dígitos y luego los memorizaba.

Los investigadores de la fiscalía que dirige Alejandro Cabral detectaron que en un hipermercado y en una estación de servi

cios trabajaban esa clase de empleados.

Los cuatro dígitos en cuestión, más todos los datos de la cuenta bancaria que quedan impresos en el ticket, pasaban a otro eslabón de la organización encargado de confeccionar las tarjetas "mellizas".

Con el plástico trucho en su poder, sólo era cuestión de ir hasta un cajero y sacar la mayor cantidad de dinero posible.

Las fuentes estiman que con este mecanismo la banda se alzó con por lo menos 200.000 mil pesos Sólo en Neuquén se presentaron 106 denuncias de usuarios de los bancos Provincia de Neuquén, Banca Nazionale del Lavoro y Citibank. En los allanamientos, encontraron hasta una tarjeta Visa emitida en Estados Unidos Algunas entidades recomendaron cambiar la clave de usuario con periodicidad para evitar la estafa.

La organización tenía tentáculos desplegados por todo el país, con cabeza en Tucumán. Cuando los investigadores neuquinos desarticularon una de sus ramas, fueron detenidas tres personas que luego recuperaron su libertad previo pago de una fianza de 20.000 pesos.

La investigación continúa, con otras derivaciones. Por ejemplo, la "filtración" desde la justicia tucumana hacia los principales sospechosos.


Comentarios


Los estafadores recibían ayuda de la Justicia