"Los estatales somos seres humanos"



Fui cinco años instructor sumariante y he visto de todo, aunque no todo. Creo nunca haber avasallado el derecho de nadie, porque uno cree en eso que le enseñaron los viejos de no hacer lo que no te gusta que te hagan. El poder ciega y se cometen injusticias. Ver fallo 320/94 Stenta c/ISSN. O ver el fallo de la jueza Taiana de Rivero en ww.rionegro.com.ar/blog/expediente/?...

No es la primera vez que ocurre, pero ojalá sea la última. No se puede tener a un ser humano seis años en stand by. La verdad es eso, verdad y nada más. Todos los recursos y todo el poder, contra un individuo. Este poder es inmenso, sobrepasa la razón, la lógica y hasta a veces la cordura. Bien decía Gordillo: el amparo los vuelve locos, si no ver que el asesor letrado de Hettinger en el juicio contra ATE, el Dr. Inaudi, también diputado provincial, me pasa al grado de fama del Dr. Mariano Mansilla, de reconocida trayectoria como patrocinante de demandas contra el Estado. Ver versión taquigráfica de la Honorable Legislatura de Neuquén del 4 de marzo de 2004 en la web www.legislaturaneuquen.gov.ar/hln/documentos/DiaSesio/XXXII/DXXXII_35.doc donde dice "miembros de tan singular familia", "ha llegado la hora de poner fin a la industria sin chimeneas". Diputado, ¿usted sabe quién soy?, ¿quién es mi familia? ¿Qué fin tiene usted al utilizar mi apellido y mis reclamos emitiendo una opinión peyorativa? ¿Leyó los amparos? Va contra el que se queja y no contra los funcionarios que no hacen lo que deben hacer. En este caso en particular, es evidente que representa a un funcionario molesto y no al quejoso ofendido, que pedía por más que sus derechos. No nos es grato reclamarle al Estado por sordera o ceguera.

Hace seis años que me sumariaron y exoneraron de la Administración Pública, específicamente del ISSN. También me demandaron penalmente, pero en Mar del Plata, porque los presuntos delitos económicos denunciados ocurrieron en "La Feliz". Hace un año y medio me sobreseyeron en el fuero penal. Desde el principio insisto en mi inocencia y la restitución de mis derechos (salarios, cobertura social, carrera administrativa, aportes jubilatorios). Mi demanda se encuentra en el Tribunal Superior de Justicia en trámite por algo más complejo que en otra oportunidad traeré a colación.

Los principios que protegen a los ciudadanos del poder estatal y su vinculación con el bien jurídico libertad, que sustentan y garantizan nuestras constituciones nacional y provincial, se tratan en verdad de un desarrollo cultural universal, que en palabras de Juan Bautista Alberdi se resumen en: "El poder sancionador del Estado es un inmediato y natural resultado de la individualidad del hombre y tiene por límite esa misma individualidad; parte del derecho y cesa en el derecho; es un poder de equilibrio y armonía, no de venganza y reacción; es el sostén de la libertad, no el invasor; tal es el principio y fin de todo sistema sancionador, téngase a la vista". "Estamos persuadidos de que todo proceso debe tener un tiempo constitucional, ya que los tiempos procesales, más que jurídicos, son tiempos de vida humana sometida a proceso, y que deben ser respetados a rajatabla por la dignidad de la persona y de sus derechos fundamentales". Haro, Ricardo, "Manual de derecho constitucional" (obra conjunta con otros autores), Ed. Advocatus, Córdoba, 1995, pág. 396

La Corte Suprema de Estados Unidos, en decisión 355 U.S. 384, ha dicho "que no se debe permitir al Estado, con todos sus recursos y poder, llevar a cabo esfuerzos repetidos para condenar a un individuo por un supuesto delito, sometiéndolo así a molestias, gastos y sufrimientos y obligándolo a vivir en un continuo estado de ansiedad e inseguridad aumentando también la posibilidad de que, aun siendo inocente, sea hallado culpable".

Sólo grandes valores te mantienen vivo: familia, amor, paz, sabiduría y paciencia. Imposible contener en tan breves líneas semejante injusticia. Gracias por su atención. Será justicia.

Lic. Pablo Pellitero, DNI 23.289.476

pellitero@speedy.com.ar - Mar del Plata


Comentarios


"Los estatales somos seres humanos"