“¿Los estudiantes? Bien, gracias”



El noviembre que se diluyó entre el calor, el viento y la ceniza nos encontró, además, con lo que tampoco se puede apreciar como “novedoso”: en la provincia del Neuquén hay, en estos momentos, casi 300 escuelas que no están funcionando debido a la medida de fuerza que están llevando a cabo los auxiliares de servicio. Los reclamos son absolutamente atendibles: trabajadores sin cobrar sus salarios por más de ocho meses, precariedad laboral, etc. La situación resulta caótica, dado que el calendario escolar es apremiante y muchas de las actividades no se pueden flexibilizar: hay fechas estipuladas para concluir las clases, para cerrar notas, realizar coloquios y mesas de exámenes, etcétera, por lo que para muchos estudiantes estas circunstancias les son altamente perjudiciales. Lo que llama la atención, y a diferencia de muchos otros conflictos laborales en el sistema educativo, es que no se escuchan los comentarios oportunistas de políticos preocupados “por la educación”, ni las voces de funcionarios mostrando en su discurso su proverbial “disposición al diálogo”; menos todavía, las estridentes declaraciones de las cámaras empresariales y su peculiar interés por la educación, prurito focalizado en estos momentos ante el posible advenimiento en la ciudad de un competidor “informal”. Tampoco se advierten padres “autoconvocados” clamando por la educación de los hijos, ni gremios docentes defendiendo “la unidad de los trabajadores”… En fin, es llamativo, pero, claro, no estoy tomando en cuenta algo muy importante: nos estamos acercando rápidamente a los cristianos festejos de Navidad y los más seculares de fin de año… es tiempo de prepararse para festejar, de pirotecnia desaforada, alegría desbordada, vacaciones, viajes… ¡eso es lo que importa! ¡Ah! ¿Los estudiantes? Bien, gracias. Carlos A. Morales DNI 18.825.358 – Neuquén

Carlos A. Morales DNI 18.825.358 – Neuquén


Comentarios


“¿Los estudiantes? Bien, gracias”