Los fantasmas de Borghi

BUENOS AIRES (Enviado especial).- Para los hinchas en general la disposición táctica de Claudio Borghi tuvo mucho de osado y valiente, una decisión audaz que incluso se comparó en forma muy positiva con el 4-4-2 que plantó Alejandro Sabella en la cancha. La prensa chilena no piensa lo mismo y vio cierta irresponsabilidad en ese 3-3-2-2 que plantó en el Monumental. Leopoldo Iturra, cronista de Últimas Noticias, entiende que el DT tiene un enemigo íntimo: él mismo. “Ve conspiraciones en todos lados, lo persiguen los fantasmas y, por sobre todas las cosas, inconscientemente compite a tiempo completo con lo que hizo Marcelo Bielsa”. El Loco y el Bichi jamás tuvieron una conversación acerca del pasado, presente y futuro de la Roja. Con idiosincrasias y pensamientos en veredas encontradas, no se dirigieron la palabra. Borghi asumió e inmediatamente aclaró que era un técnico trabajador y programático. Su equipo ganó un par de partidos importantes en el exterior y a la vuelta declaró, un poco en broma y bastante en serio, que en Chile “Bielsa dejó más viudas que la segunda guerra mundial”. Lo dijo para todos pero le apuntó al periodismo. Y desde allí su relación con la prensa es, como mínimo, incómoda. Se jugaba mucho el Bichi anoche, y quedó en evidencia. “Puso dos enganches porque le pesaba el antecedente anterior, que Bielsa había sido el único en vencer a Argentina. Quería superarlo, se equivocó y lo pagó caro”, se indignó Iturra.


Comentarios


Los fantasmas de Borghi