Los Fernández replicaron a Duhalde

Dijeron que "tiene un discurso esquizofrénico"al cuestionar a Lavagna



El gobierno nacional salió ayer al cruce del ex presidente Eduardo Duhalde, al que acusó de tener un “discurso esquizofrénico” por cuestionar al ministro de Economía, Roberto Lavagna, y marcó diferencias acerca de la inclusión de Hilda “Chiche” González en el concepto de la “nueva política”.

Los encargados de la embestida oficial contra el caudillo bonaerense fueron el jefe de gabinete, Alberto Fernández, y el ministro del Interior, Aníbal Fernández, funcionario éste último que tuvo las palabras más ácidas contra el duhaldismo.

El titular de la cartera política destacó que, para el duhaldismo, “hora parece que Lavagna es el más malo de la película”, tras lo cuál advirtió que “este discurso con una suerte de esquizofrenia deberá hacerse cargo quien quiera, no es una situación que nos preocupa a nosotros”.

“Parece ser que se dio vuelta la taba y ahora Lavagna es el malo de la película, entre Lavagna y Freddy Krueger cabeza a cabeza”, ironizó Fernández.

Aníbal Fernández rechazó así declaraciones realizadas el domingo por Duhalde, quien advirtió que la recuperación económica no puede basarse solamente en “las ventajas competitivas de la devaluación”.

Ocurre que en los distintos actos de campaña por la provincia de Buenos Aires, Hilda “Chiche” Duhalde venía destacando la figura de Lavagna, como artífice del crecimiento de la economía.

Fue sorpresiva la aparición radial del ex mandatario y actual titular de la Comisión de Representantes del Mercosur, que hasta el momento había mantenido un bajísimo perfil en la campaña de su esposa como candidata a senadora bonaerense por el Partido Justicialista.

En una conferencia de prensa ofrecida en la Casa Rosada, el ministro del Interior se quejó porque “en el manejo de la campaña comunicacional de la mujer de Duhalde ha habido un ida y vuelta y un serpenteo tan grande”. “Primero se abrazaron al Presidente como locos y le hacían firmar a los candidatos una nota de que lo iban a acompañar, y después se pusieron en una franja de derecha muy dura con (Carlos) Menem y con (Luis) Patti en contra del presidente”, relató.

Fernández agregó que Duhalde y su mujer “después, como se ve que los resultados no ayudaban, salieron a decir que iban a apoyar la reelección del Presidente y después nos hicieron creer que teníamos que disputar a Lavagna porque menos nuestro era de todos”.

Como consecuencia de ello -concluyó el ministro- de “este discurso con una suerte de esquizofrenia deberá hacerse cargo quien quiera, no es una situación que nos preocupa a nosotros”.

Por su parte, Alberto Fernández discrepó con Duhalde en el sentido que su esposa se ubica en la nueva política. “La señora de Duhalde no tiene ninguna conducta novedosa, ninguna conducta distinta”, concluyó. (DyN)

Le agradecen “el favor”

BUENOS AIRES (ABA).- Además del éxito electoral en Corrientes, el presidente tomó con “buen humor” las manifestaciones de Eduardo Duhalde, cuestionando al modelo económico.

“Esto nos viene de perillas, porque lo pone a (Roberto) Lavagna del lado de (Néstor) Kirchner. Nos ha hecho un gran favor”, comentó una fuente autorizada del entorno del pingüino.

En la Rosada se interpretó que las declaraciones del ex presidente favorecen la relación entre el presidente y el ministro, que vienen aceitadas en los últimos días.

“Que ataque a Lavagna es también un ataque a Kirchner, pero en este caso nos viene bien”, agregó la fuente.

Públicamente, el titular de Interior, Aníbal Fernández, destacó la contradicción de que mientras “Chiche” elogia a Lavagna, su esposo lo reprueba.

El pensamiento de Duhalde, en realidad, no es nuevo. En privado, desde hace mucho, ha dejado de hablar bien de la política económica. Para el bonaerense, Lavagna se ha encaprichado con el modelo que se empezó a aplicar en 2002. Le critica haber puesto piloto automático y no haber aprovechado las bondades de la devaluación para profundizar un esquema productivista.

Duhalde contó que pidió una entrevista con Lavagna hace unos meses y éste lo invitó a desayunar a su casa. “Después me arrepentí – rememoró – porque yo le insistía en la necesidad de ir a fondo con un mayor desarrollo industrial y con el aprovechamiento del superávit para el desarrollo y él insistía con su libreto. Que haga lo que quiera”, refirió.

Como adelantó este diario, Duhalde se prepara para lanzar después del 23 de octubre un movimiento productivista a nivel nacional, que sirva de apoyo a su idea y con el que recorrerá todo el país.

La otra noticia que sin duda puso contento a Kirchner fue el triunfo en Corrientes. Allí, como en Santiago del Estero (similar a la experiencia que se encara ahora en Neuquén), el kirchnerismo apostó a ir con el radicalismo y otros partidos. El objetivo es “plantar bandera” en cada provincia y sumar legisladores nacionales.


Comentarios


Los Fernández replicaron a Duhalde