Gutiérrez auxilió al ISSN con un préstamo de $ 35 millones





El gobierno provincial volvió dar asistencia económica al Instituto de Seguridad Social del Neuquén (ISSN) para cubrir el déficit de la caja de jubilaciones. A pedido de su administrador, Néstor Martin, se envió una partida de 35 millones de pesos en concepto de aporte reintegrable a fin de sostener “en los niveles óptimos la totalidad de las prestaciones a favor de sus beneficiarios”.

El viernes se publicó en el Boletín Oficial el decreto 848 del 21 de junio, que formalizó el envío con la firma del gobernador Omar Gutiérrez y los ministros Norberto Bruno y Ricardo Corradi Diez. En la norma se fundamentó que el titular de la obra social solicitó la gestión de un aporte económico “a fin de cubrir parte del déficit de caja, generado por la diferencia entre ingresos previsionales y el pago de jubilaciones”. Se indicó que “resulta necesario brindar asistencia financiera solicitada a fin de que dicha dependencia haga frente a los compromisos de perentorio cumplimiento en salvaguarda de las prestaciones de salud y previsionales de sus afiliados”.

La norma aprueba el aporte a través de un convenio con el ISSN, en donde se establece que el monto se tomará como pago a cuenta de futuras sentencias judiciales que realice la obra social contra el Estado provincial.

El modelo ya se implementaba en la gestión del exgobernador Jorge Sapag, con envíos mensuales provenientes de la Tesorería. En 2015 se aportaban 40 millones todos los meses.

La gestión de Gutiérrez aprobó este año un aumento gradual en los aportes jubilatorios que hacen trabajadores y el Estado, que llegará a los ocho puntos el año que viene.

En los últimos diez años la cantidad de jubilados se duplicó y la incorporación de trabajadores activos creció en un 30%. Son 20.270 jubilados y unos 71.590 empleados públicos en actividad.

Datos

En los últimos diez años la cantidad de jubilados se duplicó y la incorporación de trabajadores activos creció en un 30%. Son 20.270 jubilados y unos 71.590 empleados públicos en actividad.

El sistema de reparto por el cual los trabajadores activos aportan para pagarle las jubilaciones a los pasivos ingresó en un camino sin retorno. La diferencia de sueldos entre un empleado municipal del interior de la provincia y un juez, por ejemplo, es tan grande que se necesitan más aportantes para mantener el mecanismo.

El gobierno de Omar Gutiérrez aumentó en ocho puntos porcentuales los aportes (descuento que se hace al trabajador) y contribuciones (depósito que hace el empleador) y logró oxígeno hasta el año próximo. Los gremios estatales difieren en la forma pero coinciden en que no se debe echar mano, otra vez, al incremento de aportes, que aumentar la edad jubilatoria no hace más que patear el problema y que la otra variable, el monto jubilatorio, es un derecho que está establecido en la Constitución Provincial.

El envejecimiento de la población es el inconveniente. A mitad del siglo XX la esperanza de vida era de 51 años y ahora es de 74 y 75 años. Se espera que a mitad del siglo XXI supere los 80. “En un siglo la gente vive mucho más y esto prolonga el período de pasividad sobre todo cuando las edades de retiro no se revisan, no se ha hecho ni se ha planteado”, dijo el diputado Mario Pilatti (MPN) quien argumentó sobre el aumento de aportes resuelto por decreto por el gobernador Omar Gutiérrez.

Dos décadas

Agregó que si se miran los años 70 y 80, la población crecía arriba de un 4 % anual, eso quiere decir que en diez años crecía más del 50 %, “una tasa de crecimiento tremenda apoyada en migraciones internas”. Pero, contrastó que en las últimas dos décadas, la población sigue aumentando más fuerte que en el país, pero a menos del 2 % anual, la intercensal del último censo dio un crecimiento de 1,7 en Neuquén. Eso hace que la población crezca un 18 % en diez años contra el 52 de las décadas anteriores. En el país crece 1 %.

“La población ya no crece como históricamente. Cuando crece la población crece el empleo público más allá de la cuestión si fue un exceso, los servicios educativos, de salud y seguridad no pueden crecer distinto de la población, hay que mantener una relación”.

Pilatti expuso que ahora está llegando la ola al sistema previsional, se están jubilando los empleados públicos que ingresaron en los 80 y como dejó de crecer resulta que la base de recursos del sistema crece más lento y la base del gasto más rápido. “Hay un desfase que era previsible, responde a un patrón general”.

Sin previsión

El secretario General de la Asociación Trabajadores del Estado, ATE, Carlos Quintriqueo, opinó que el Instituto de Seguridad Social del Neuquén (ISSN) “es la única caja de previsión que no tuvo previsión” y agregó que en 1971, cuando se creó la caja, no había prácticamente jubilados y todos los recursos de los trabajadores fueron a parar a obras “o a algún bolsillo de un funcionario, hay que decirlo”. Es que en esa época regía un decreto que establecía que si hacía falta el Estado auxiliaba a la caja pero no era obligatoria la contribución.

A juicio del sindicalista “cada uno de los regímenes jubilatorios tiene argumentos para sostenerse, pero no los de privilegio” y subrayó que “no puede ser que trabajadores de Las Ovejas o Taquimilán terminen sosteniendo el sueldo de alguien que pasó por la Legislatura y se jubiló como diputado, hay que tocar los privilegios”.

El ISSN tiene dos grandes cajas, la previsional y la asistencial. La primera, a su vez, tiene diez subcajas de acuerdo al régimen de cada división estatal. La caja de los cargos electivos es que la que se lleva las mayores críticas por el tiempo que un legislador puede tener el cargo y acceder a una jubilación equivalente al 82 % de la dieta.

Pilatti reconoció que “hay sociedades que encaran el problema con tiempo y otras como la nuestra que no reacciona”. La Administración Nacional de la Seguridad Social, Anses, se alimenta con el 31% de los aportes y contribuciones de los empleados públicos nacionales, de las provincias que traspasaron sus cajas y de la actividad privada. Para mantener las jubilaciones nacionales, más del 40 % es financiamiento no contributivo, impuestos que se derivan, cuyo componente más importante era el 15 % de la copartipación que se retenía a las provincias pero no es el único. Es decir que se trasladan recursos al sistema previsional.

El gobierno neuquino aseguró que las tasas de aportes y contribuciones son las más bajas del país y que otras jurisdicciones las han ido modificando. Al 11,5 que se aportaba, se agregarán ahora 4 puntos más, hasta enero del año que viene, con lo que se estará en un 31 %. Córdoba, en cambio, para mantener la caja aporta un 38 %, mientras que cajas como la de Tierra del Fuego tiene un 28 % con una fuerte crisis de sostenimiento.

El papel del Estado

P-¿Está la idea de un Estado de bienestar sin fondo?

R-Está esa idea que a veces es ingenua y otras veces intencionada. Uno la ve mucho en los dirigentes antisistema. Pareciera que acá no hubiera restricciones presupuestarias pero la suma de recursos da un monto y el gobierno lo que hace en su presupuesto es distribuir de manera equilibrada esos recursos, con muchas determinaciones. Si se le imputan los gastos salariales, las obras en marcha, las jubilaciones, queda una fracción chica del presupuesto. Un desafío de las gestiones es generar un espacio para tener iniciativa sino se vuelven pagadores de compromisos pretéritos. Hay que discutir si el conjunto de la sociedad le deba plata a los empleados públicos o si estos debe solucionarse como en todo sistema de reparto donde el aporte de los activos sostiene el haber de los pasivos – respondió Pilatti.

P-¿Qué mecanismo ven para equilibrar la caja?, se le preguntó a Quintriqueo.

R-Más allá de que hemos impugnado en la Justicia el decreto 346 de aumento de aportes, es el momento propicio para debatir el tema. Los 4 puntos de aportes y los 4 de contribuciones de incremento hacen un total de 1.800 millones que subsanaría el déficit de este año. En marzo del año que viene entraríamos nuevamente en un déficit paulatino de la caja y estaríamos viviendo la misma situación.

Hay que crear un fondo que compense el déficit y por eso propusimos un proyecto de ley donde queremos destinar el 3 % de la renta petrolera para un fondo anticíclico. Estamos abiertos a la discusión, sería de necios no hacerlo porque sería una agonía. Es una de las pocas provincias que garantiza el 80 % móvil por la Constitución, no por la ley 611. La idea es fijar prohibiciones para el manejo del fondo para evitar que se use en forma discrecional. Queremos ir a contrapelo de lo que pasa en el país que con el argumento de reconocer deudas a jubilados se deja abierta la puerta a las AFJP y la utilización de los activos de la Anses –contestó el sindicalista–.

El gremio ATEN difiere de la propuesta formal y propone desde lo discursivo que se utilicen los fondos de coparticipación.

Los porcentajes de sostenimiento

La tasas de aportes y contribuciones del régimen ordinario eran del 11,5 desde fines del 2004, y ahora subirán 4 puntos hasta enero del año próximo.

Los docentes tienen una tasa mayor del 25% por lo que con la suba llegarán al 32%, mientras que los magistrados superarán ese porcentaje.

Los policías tienen un régimen especial por los retiros porque no todos pueden ascender en la escala jerárquica y aportaban un 36% y ahora llegará al 44%.

“Tratamos de resolver el tema de la caja entre los participantes porque no es justo sacar recursos públicos para los estatales”.
Mario Pilatti, presidente del bloque de diputados MPN

“En 2015 se tomaron $ 600 millones de la obra social para cubrir el déficit de las jubilaciones. Sanear una va a sanear la otra”.
Carlos Quintriqueo, titular de ATE en la provincia

Estabilidad de aportantes

Desde el 2007, cuando la relación activo-pasivo era de 5,7, se legó al 2014 con una relación que bajó a 3,6.

En ese período de tiempo es cuando se registró un aumento del déficit después de que en 2001 y en 2004 se produjera una corrección en los aportes y contribuciones.

Así los beneficiarios aumentaron en términos relativos un 63% mientras que la cantidad de aportantes, sólo subió un 4%.

El IMPS ha logrado un superávit de $ 30 millones, con la correcta inversión de sus ingresos genuinos; aportes y contribuciones, no existiendo ningún otro ingreso extraordinario para su financiamiento”.

Mauricio Zecca, administrador del Instituto Municipal de Previsión Social que tiene 1075 jubilados


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Gutiérrez auxilió al ISSN con un préstamo de $ 35 millones