Los goles se quedaron sentados en el banco

DyN

El debut de Martín Palermo como entrenador de Godoy Cruz tuvo un sabor agridulce, porque el equipo mendocino cortó una racha de cuatro derrotas consecutivas, pero llegó a nueve partidos sin ganar, tras empatar 0-0 con Quilmes. La influencia de Palermo sólo se notó en la intensidad con que el equipo presionó durante la primera parte, porque Godoy Cruz continúa siendo el mismo de siempre, ése que carece de actitud y padece grandes problemas a la hora de crear juego. Quilmes se fue de Mendoza con un punto, el cual le sirve de poco para sus urgencias. El equipo que dirige Omar De Felippe lleva siete partidos sin victorias y parece carecer de las herramientas para torcer este presente que lo encuentra en zona de descenso.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora