Los grandes perdedores





análisis

Esta nueva ofensiva del gobierno nacional legaliza la toma del control del recurso, producción y comercialización de gas y petróleo en el país. Esta posibilidad la otorgó el Congreso nacional cuando sus legisladores aprobaron la declaración de interés público del autoabastecimiento de hidrocarburos. Diputados y senadores, varios de ellos de la oposición, le dieron a la administración Kirchner la llave de YPF y la herramienta para intervenir el mercado de la actividad. Claramente, este nuevo escenario muestra a dos perdedores: • Uno de ellos, las provincias que pierden el manejo de los recursos de su subsuelo otorgado por la Constitución. Si bien tanto la Nación como los gobernadores (totalmente sometidos a las determinaciones de CFK) saldrán a señalar que no se vulneran los principios constitucionales sobre el tema, en los hechos la federalización de los recursos ya es historia. El gobierno central pasa a controlar “exploración, explotación, industrialización, transporte y comercialización de hidrocarburo”, tal reza el decreto 1277/12. Así como ocurre con YPF, los gobernadores ahora pasan a ocupar un segundo lugar en todo lo referente a la política energética de sus provincias. • El segundo es el titular de YPF, Miguel Galuccio, quien mantiene una fuerte pulseada de poder con el ala política del gobierno para imponer reglas que permitan atraer las inversiones para poder desarrollar Vaca Muerta. El nuevo decreto crea la Comisión de Planificación y Coordinación Estratégica poniendo al frente de ésta a Axel Kicillof, quien será el encargado de exigir a las petroleras los planes de inversiones, regular sus stocks, su producción y hasta sus utilidades. En definitiva, Galuccio terminará reportando a Kicillof en todo lo referente al accionar de YPF, algo que no estaba en los planes del ex-Schlumberger. (Redacción Central)


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Los grandes perdedores