Los gremios protestaron frente a Repsol

El eje de la protesta estatal fue ayer el documento firmado por Sobisch en Madrid. La marcha confluyó sobre las oficinas de la empresa. Fuerte despliegue policial. No hubo incidentes.

NEUQUEN (AN)- El acuerdo que Jorge Sobisch selló en España con la petrolera Repsol-YPF terminó ayer de correr el eje de la protesta de los estatales y docentes. Una marcha que mantuvo cortadas las calles del centro de Neuquén, se estacionó especialmente durante varios minutos frente a la sede local de la empresa. Esta vez, el gobierno los esperó con un ejército de policías con equipos antidisturbios y no hubo incidentes.

Sin provocar incidentes, alrededor de mil trabajadores marcharon ayer por el centro. La visita obligada fueron las cerradas oficinas de la empresa Repsol-YPF, donde se vivieron unos 10 minutos de tensión. Estaba latente el recuerdo de los destrozos provocados allí el viernes 9 de junio.

Los sindicalistas tuvieron su propio plan de seguridad para evitar incidentes, pero además unos 35 policías con bastones en sus manos, granadas de gases lacrimógenos, máscaras y escudos custodiaron el lugar.

El despliegue de seguridad en torno de la manifestación fue inusual. Más de un centenar de policías, entre uniformados y vestidos de civil, protegió desde temprano no sólo las oficinas de la petrolera, sino también bancos, la municipalidad, la Casa de Gobierno y la sede de Telefónica, donde más tarde Sobisch brindaría una teleconferencia desde Madrid.

Un grupo de manifestantes que viajaba en un colectivo desde Centenario hizo un alto en las cabinas del peaje para cortar la ruta. La empresa concesionaria los denunció y la policía los detuvo durante unos minutos. La movilización se había iniciado en el monumento a San Martín. La columna marchó hasta la Casa de Gobierno, después a Repsol y finalmente recorrió la avenida Argentina.

Los estatales iniciaron la protesta mucho después de lo previsto. Eso le dio pie al ministro de Gobierno, Jorge Gorosito, para decir: "tuvieron que esperar dos horas porque no iba nadie". En diálogo con "Río Negro", consideró que "en el momento de mayor concentración llegaron a 400 personas".

Gorosito señaló que el paro en la administración pública "ni se notó" y el convocado por ATEN no superó el cinco por ciento de acatamiento. Atribuyó la baja adhesión a las medidas a que "la gente empieza a ver los frutos de la estrategia de desarrollo de este gobierno".

En cambio, el jefe sindical de ATE, Julio Fuentes, calificó la marcha como "buena, a pesar de que es la número catorce". Además sostuvo que "en Neuquén gobierna Repsol, que invierte 500 millones y se lleva 3 mil millones".

"En ningún país del mundo el petróleo es tan barato. Perú logró un 37 por ciento de regalías y acá solo el 10", criticó.

Mónica Bonini, dirigente de ATEN, dijo que "la firma del convenio compromete el futuro" y que "hay falta de transparencia".

Durante la marcha no hubo oradores y por más de una hora la avenida Argentina, en cuatro de sus principales cruces, fue cortada con neumáticos encendidos. A las 14 la columna inició la retirada, recolectando gomas calle por calle hasta el lugar donde se había iniciado la marcha.

Cortaron la multitrocha a Centenario

CENTENARIO (AN).- Durante más de media hora un grupo de estatales que viajaba hacia Neuquén para participar de la marcha, cortó la ruta 7 a la altura de las cabinas del peaje. Como la empresa los denunció, fueron interceptados poco después por la policía, que los retuvo durante algunos minutos.

A las 11 llegaron a ese lugar de la ruta dos colectivos y varios autos particulares. Más de 80 personas bajaron de los micros y, según la concesionaria del camino, arrancaron las barreras, gritaron, tiraron piedras y pintaron las paredes y plataformas de las cabinas de peaje.

"Estaban protestando contra la firma de (Jorge) Sobisch con Repsol, parece", dijo Alberto Bernardi, jefe de administración de la empresa Caminos del Comahue."Arrancaron las barreras, rompieron todo lo que pudieron pero sin lastimar a nadie y trataron de huir cuando llegó la policía", contó el directivo.

La empresa denunció el episodio y a los pocos minutos llegaron al lugar policías de la comisaría quinta de Centenario y de la división especial de la fuerza Despo.

Los uniformados interceptaron a los manifestantes antes de llegar a Neuquén. "La policía los encerró, les tomó los datos y los demoró unos minutos", narró Bernardi. "Después se fueron, supongo que a participar de la manifestación", añadió.


Comentarios


Los gremios protestaron frente a Repsol